La depresión, conjugado con el estrés y la mala alimentación ha generado que pacientes, cada vez más jóvenes, presenten problemas cardiovasculares en Puebla, señaló Ricardo Robert Cervantes, especialista en Rehabilitación Cardiopulmonar.

En entrevista, mencionó que a nivel nacional, el estado de Puebla se ubica entre los 10 con más casos de defunciones relacionadas con padecimientos cardiacos.

“Es muy alarmante ver pacientes de 30 a 40 años que empiezan a tener sintomatología de una enfermedad cardiovascular; por el estilo de vida, cada vez somos más sedentarios”.

Por su parte, Miriam Ríos Kosa especialista en Fisioterapia, destacó que el riesgo de males cardiacos aumenta con el consumo de alimentos que generan ambientes “obesogénicos” (aquellos que fomentan la comida poco sana y el sedentarismo).

“Todos estos riesgos cardiovasculares se deben a este proceso de alimentación obesogénico mucha azúcar mucha grasa de la mala proteínas lipoproteínas que son de baja densidad”.

 

 


POB/LFJ