Fotos: Juan Carlos Sánchez y Juan Manuel Vargas

El balón no se ha detenido en lo que va de la semana en suelo mexicano. La doble jornada apenas ha dado descanso en el acontecer nacional y como dicen por ahí, todo en exceso es malo; así que para espantar cualquier cuadro de lesión, el León llegó a Puebla sin su sinfónica completa.

Foto: Juan Carlos Sánchez

Jugadores como Ángel Mena, Jean David Meneses, Rodolfo Cota y Andrés Mosquera a la banca; aún así, Ignacio Ambriz dio un nombre común en las canchas de Puebla, si bien no en territorio enfranjado, sí en la BUAP: Leo Ramos.

Para demostrar que el exceso es malo, qué mejor que la salida del balón de los esmeraldas en extrema confianza, donde La Franja tuvo sus mejores oportunidades en los primeros diez minutos de juego. Pero, como casa de apuestas, la fiera extendió los excesos, su dominio de pelota dejó con poco protagonismo al equipo local aunque sin tiros al arco, algo raro pensando en nombres como Ramos, Ismael Sosa y José Juan Macías.

El campo se hizo largo en el toque de la visita. Sin embargo, por momentos, el Puebla dio la sensación de ser peligroso y al minuto 37, una pelota retrasada de Iván Rodríguez terminó siendo controlada por Alejandro Chumacero; esto provocó que Ignacio González le cometiera falta y el árbitro marcó penal para La Franja. Christian Marrugo fue el encargado de ejecutar la acción que terminó siendo el primero de la noche.


El segundo tiempo fue más equilibrado en la tenencia del balón. El Puebla no lució tan temeroso de León como en el primer tiempo; aunque valiente, valiente de ir a proponer el partido tampoco, aprovechó las pausas que daba, o una falta o alguna discrepancia con el arbitro.

Como en el primer tiempo, las pocas oportunidades que tuvo, las supo hacer de peligro mortal. Un balón peinado por Lucas Cavalini puso a Acosta uno a uno contra William Yarbrough y el poblano, sin desperdiciar la gala, marcó el 2-0.

Al minuto 60, el Puebla temeroso fue borrado de la cancha al igual que el León dominador, el equipo del Cuauhtémoc se animó a ir al frente donde la fiera había perdido el control.

Foto: Juan Carlos Sánchez

En los últimos 10 minutos, León metió tensión, ya que por conducto de Ismael Sosa, el cuadro esmeralda metió su primer gol. Con la locura encima, Puebla tuvo la oportunidad para clavar el tercero, aunque una barrida Ramiro Gonzáles frenó las aspiraciones de La Franja.

En última instancia, lo que parecía que serían unos cinco minutos finales largos para la afición poblana, tornó por ser un alivianado trayecto orquestado por su equipo en el césped realizando futbol trabado, sin mucho movimiento en el balón y mucho tiempo perdido por los de La Franja, que bajó la ola en la grada, consiguió la segunda victoria en fila y también la segunda en casa por un marcador de 2-1.

 

 

 


POB/LFJ