OPINIÓN: El ser humano más incomprendido

En lo que parecía un “renacer” para Brown aparentemente ahora está en picada y ya no es solo lo deportivo.

lizeth-header

El 30 de diciembre, Antonio Brown vistió un abrigo de piel mientras los Steelers se jugaban el pase a postemporada. Luego de una mala combinación de malos resultados, el equipo de Pittsburgh quedó fuera y desde ese día, comenzó todo.

La mayoría de los comentaristas y analistas describen a Brown como el “jugador más aplicado”. Nunca fue de escándalos, siempre fue profesional, el más dedicado, el que se mataba en el gimnasio, el primero en llegar a los entrenamientos.

Pero un día la historia cambió. El drama con Steelers ventiló la mala relación que tenía con Ben Roethlisberger y los castigos que Mike Tomlin decidió aplicar por su conducta “rebelde”.

Acabó el 2018 y con él, la carrera “impecable”. En estos nueve meses del año, hemos escuchado pedazos de la novela acerera. En marzo el equipo anunció que Brown sería trasladado a Raiders a cambio de su tercera y quinta selección.

Todo apuntaba a una nueva oportunidad. Pero, en la pretemporada, vinieron las famosas quejas ante la NFL por el uso del casco. “AB” quería seguir usando el viejo casco que ya no cumple con los estándares de la liga y por su pleito, se ausentó de los entrenamientos. Esto ocasionó que el equipo de Oakland lo multara.

Para no hacer el cuento largo, el #84 acusó la falta de apoyo del equipo y terminó gritándose con Mike Mayock, gerente general del equipo. Dos días previo al primer juego, en su posible debut, el jugador ofreció una disculpa.

Poco duró el gusto, pues en menos de 24 horas ya había publicado un video en el que habla de su capacidad como jugador y ser humano. El audio de fondo, era la voz de Jon Gruden, head coach, quien le decía: “Tú no eres un villano, solo eres el ser humano más incomprendido que he conocido en mi vida. Después de eso, se anunció que Raiders dejaba libre a Brown y él ya estaba firmando con los Patriots para ser el nuevo receptor.

Las críticas y suposiciones comenzaron a inundar las redes sociales. La mayoría de las opiniones apuntaban a que la NFL debía investigar el rápido arreglo (15 millones de dólares por un año) entre Brown y Patriots.

Así de intempestiva su llegada, totalmente al estilo de los Patriots, que por cierto tiene un historial entre jugadores “problema” y su “renovación” bajo el mando de Bill Belichick.

¿Imaginan la ofensiva? Tom Brady, Sony Michel, Josh Gordon, Julian Edelman y Antonio Brown. Claro que con este panorama, los Patriots desbancaron Chiefs como los favoritos al Super Bowl.

En lo que parecía un “renacer” para Brown aparentemente ahora está en picada y ya no es solo lo deportivo. En Florida, una mujer lo ha acusado por agresión sexual entre 2017 y 2018. La denuncia incluye acoso y violación.

De comprobarse, la NFL ni siquiera debería pensar en juegos de suspensión. Ante la lucha contra la violencia contra las mujeres y el reconocimiento de sus derechos, la liga no debe ser permisiva. 

Lo mencioné hace unas semanas con los casos de violencia familiar donde varios jugadores han sido acusados; uno de ellos Tarek Hill, de quien se ha comprobado el maltrato hacia su hijo de tan solo 3 años. Personajes así no merecen si quiera que los aficionados compren un jersey con su nombre, debería estar vetado de la liga.

Por lo pronto, Brown ya tuvo su primer entrenamiento con el equipo campeón. 

Picks semana 2

  • Buccaneers vs Panthers
  • 49ers vs Bengals
  • Chargers vs Lions
  • Vikings vs Packers
  • Colts vs Titans
  • Patriots vs Dolphins
  • Bills vs Giants
  • Seahawks vs Steelers
  • Cowboys vs Redskins
  • Cardinals vs Ravens
  • Jaguars vs Texans
  • Chiefs vs Raiders
  • Bears vs Broncos
  • Saints vs Rams
  • Eagles vs Falcons
  • Browns vs Jets

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Lizeth Flores Jácome es periodista, jefa de edición de Poblanerías. Tiene una amplia experiencia en la cobertura de eventos nacionales e internacionales. Desde foros, procesos electorales, ferias y justas deportivas.


POB/LFJ