Volkswagen enfrenta –en la Fiscalía de Brunswick– la mayor demanda colectiva de la historia en Alemania, con más de 400 mil propietarios de automóviles que reclaman pago de daños por el ‘dieselgate’.

La demanda es encabezada por la Asociación Alemana de Organizaciones de Consumidores y el club de automovilistas ADAC, quienes aseguran que los vehículos afectados por el escándalo de las emisiones han perdido valor y por eso, los dueños deben ser compensados.

Hasta el 25 de septiembre, 468 mil 992 dueños de un automóvil Volkswagen se han inscrito a la demanda colectiva, cuya audiencia oral comienza este lunes 30 de septiembre.

La Fiscalía de Brunswick también acusa a los ejecutivos Herbert Diess y Hans Dieter Putsch, CEO y presidente del Consejo de Supervisión, respectivamente, del delito de manipular los mercados al informar a los inversores “deliberadamente demasiado tarde”, sobre los riesgos del ‘dieselgate’.

El escándalo ocurrió en 2015, cuando Volkswagen reconoció haber equipado 11 millones de vehículos con dispositivos para trucar los resultados de emisiones de gases en motores diesel. La compañía incurrió en esas prácticas de 2007 a 2015 y se estima que cerca de 10 millones de vehículos con el motor diésel EA 288 en Estados Unidos y Canadá así como el motor EA 189 en otros países fueron equipados con una función de software ilegal y salieron a la venta. Desde entonces, el grupo automovilístico ha destinado más de 30 mil millones de euros a gastos jurídicos, multas e indemnizaciones, principalmente en Estados Unidos.

Los abogados de la compañía alemana estiman que el juicio puede extenderse cuatro años y terminar en la Corte Suprema del país.

En caso de que la sentencia final sea desfavorable a Volkswagen, no implica un reembolso directo ya que cada demandante deberá reivindicar sus derechos de forma individual.

 

 


POB/LFJ