Este Jueves la selección Iraní de futbol disputaba un encuentro más de la Eliminatoria para el Mundial de Qatar 2022 recibiendo a Camboya en el Estadio Azadi de Terán.

Pero el partido en la capital Iraní no era de relevancia, pues poco importaba lo que acontenteciera en la cancha, pues por primera vez desde 1981, las mujeres iraníes podían entrar a observar un partido de futbol profesional.

Foto: AFC

La prohibición, que data desde 1981 fue impulsada en su momento por conservadores del país, misma aunque no está en la ley nacional, les ha prohibido acceso a presenciar deportes, no solo el futbol, sino también basquetbol y voleibol.

Las protestas en los últimos años han crecido, y fue en el pasado mes de septiembre, cuando Sahar Khodayari, una aficionada del Esteghlal se prendió fuego frente un tribunal que la juzgada por vestirse como hombre para acceder al Estadio Azadí.

Este hecho logró una movilización en todo el país, alzando la voz activistas, ex futbolistas y futbolistas, quienes amenazaron con detener la Liga local para permitir el ingreso de las mujeres a los estadios. Por ello, en septiembre, el Presidente de la FIFA, Gianni Infantino aseguró que las mujeres podrían entrar a todos los partidos de la Selección de Irán en los calificatorios para la Copa del Mundo.

A pesar de la movilización, y la aceptación de mujeres para el encuentro ante Camboya, la Federación de Futbol Iraní únicamente habilitó una zona para el acceso de las mujeres, quienes compraron alrededor de 3,500 boletos, en un estadio que tiene capacidad para más de 76,000 espectadores.

Foto: Wikimedia

Las mujeres fueron ubicadas  en la zona detrás de una de las porterías en una zona que estaba cerrada con vallas, parece evitar que esparcieran por el estadio, mismo que estaba vacío, pues según reporta la BBC, únicamente 2,500 hombres acudieron al encuentro.

Aunque las mujeres árabes pueden considerar este acto como una victoria, aún faltan muchas medidas para finalmente conceder igualdad a las mujeres, eliminar la prohibición de entrar a los estadios, retirar los cargos a las mujeres que han intentado entrar a estadios y la libertad de escoger dónde sentarse son pasos que hacen falta dar.

El año pasado, concretamente en agosto, el tema de las mujeres musulmanas y los deportes se agudizó, cuando la fotógrafa iraní Parisa Pourtaherian tuvo que subir al techo de una casa cercana al Estadio Vatani de la ciudad de Ghaemshahr para poder realizar su labor informativa.

Tras los 90 minutos, las féminas iraníes seguramente se marcharon contentas a casa pues vencieron 14-0 a Camboya, aunque ahora tendrán que esperar más de 5 meses para volver a ver a su Selección cuando enfrenten a Hong Kong.

 

__

POB/RPC