La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) alertó que evalúa riesgos sanitarios en medicamentos con ranitidina por posible presencia de la impureza N-nitrosodimetilamina (NDMA), que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer.

A través de un comunicado, señaló que por ahora no cuenta la evidencia suficiente para sugerir la suspensión de los tratamientos, pues el riesgo de suspenderlo es mayor que el de la probable exposición al NDMA.

La ranitidina es un fármaco que se utiliza para reducir la producción de ácido en el estómago en casos de úlcera gástrica o reflujo gastroesofágico. Se prescribe, frecuentemente, para tratar el ardor y el reflujo.

COFEPRIS señaló que esta alerta sobre la NDMA se tomó a partir de la información producto de la colaboración con las Agencias Regulatorias Internacionales miembros del Esquema de Cooperación de Inspección Farmacéutica (PIC’s por sus siglas en inglés) y con la Red Latinoamericana de Farmacovigilancia.

 

 


POB/LFJ