Este 28 de octubre, día considerado el “Día de los accidentados”, fue colocada una ofrenda en memoria de los pilotos del helicóptero Agusta, que se desplomó el pasado 24 de diciembre.

En medio de los cultivos, se pueden observar las flores de cempasúchil, una cruz y la leyenda: “Los aviones no mueren, solo vuelan más alto” y “Su ejemplo será fuente de inspiración en nuestra vida”.

Foto: Agencia Enfoque

Los pilotos Roberto Coppe Obregón y Marco Antonio Tavera Romero fallecieron el 24 de diciembre de 2018 cuando la aeronave que transportaba a Martha Erika Alonso, Rafael Moreno Valle y su asistente Héctor Baltazar, cayó sobre los campos de Santa María Coronango.

10 meses después del accidente, aún no están claras las causas de la caída del helicóptero.

Foto: Agencia Enfoque

 

 

 


POB/LFJ