Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, informó que los peritos internacionales no encontraron evidencia para suponer que, la caída del helicóptero Agusta donde viajaban Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, fue provocada.

Durante su comparecencia ante el Senado de la República, el funcionario federal señaló que “no hay absolutamente nada” que lleve a pensar que el accidente, ocurrido el pasado 24 de diciembre, se trató de un atentado.

Jiménez Espriú indicó que el viernes 25 de octubre, la SCT dará un informe sobre las causas que llevaron a la caída de la aeronave y será en el mes de noviembre cuando se tenga un dictamen final.

Consideró que, en torno al caso, se han realizado “muchas especulaciones que lleven a pensar que hubo un atentado, sobre todo por el tema de explosivos”; sin embargo, aseguró que en la investigación no hay ningún hallazgo sobre eso.

“Las autoridades de investigación de los extranjeros, que después estuvieron participando en todos los estudios de laboratorio, no tienen la menor duda de que hubo un hallazgo que pudiera pensarse en un atentado. Obviamente si los dueños de los helicópteros hubiesen encontrado una pesquisa, hubieran dicho: ‘ahí está, mi helicóptero no tuvo nada qué ver, eso fue un atentado’”, expresó. 

 

 

 


POB/LFJ