Luis Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, aseguró que habrá retiro de concesión y rutas para los transportistas que no cumplan con los acuerdos alcanzados para el aumento de la tarifa del pasaje.

Este domingo, la secretaría de Movilidad y Transporte de Puebla anunció que, a partir del 12 de octubre, el pasaje pasará de 6.00 a 8.50 en microbús y autobús; y de 5.50 a 8 pesos para combis.

Los concesionarios del transporte público tienen un plazo de cuatro meses para modernizar las unidades e instalar alarmas, cámaras de videovigilancia y sistemas GPS.

De de no cumplir con estas condiciones, Barbosa aseguró que se procederá la cancelación de las rutas de viaje y de las concesiones, las cuales, sostuvo, se revisan las condiciones bajo las que se entregaron por gobiernos pasados.

Justificó que la medida es parte del combate a la “corrupción” y que en gobiernos pasados provocó el “achatarramiento del transporte”.

 

 


POB/LFJ