Aunque el Reglamento de Tránsito del Estado de Puebla lo prohíbe, quedarse a mitad de las intersecciones viales es una práctica constante de los conductores en la capital y la zona metropolitana.

El Reglamento de Tránsito, en el artículo 122, referente a la circulación, señala que:

“Aunque los dispositivos para el control de tránsito lo permitan, queda prohibido avanzar sobre una intersección cuando adelante no haya espacio suficiente para que el vehículo deje libre dicha intersección para la circulación”.

Sin embargo, a diario, en las horas más intensas de tráfico, la principal queja es sobre aquellos vehículos que se quedan a mitad de la vialidad, estorbando la circulación y generando mayor congestionamiento vial.

De acuerdo con el tabulador de infracciones, no dejar libres las intersecciones, solo se sanciona con 4 días de salario mínimo, que corresponde a 426.72 pesos.

Los conductores de la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala pasan, anualmente, 114.8 horas en el tráfico, señala el informe “El costo de la congestión: vida y recursos perdidos” del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Además, en dicha zona, la congestión vehicular ocasiona pérdidas de 4 mil 453 millones 805 mil 51 pesos, cantidad que la ubica como la cuarta con mayor pérdida.

 

 


POB/LFJ