OPINIÓN: 50 años de internet

Muchos de los momentos históricos no son otra cosa sino acontecimientos comunes, pero con repercusiones notables

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

Marcar una fecha específica como el “cumpleaños” de Internet, es difícil. Existen varios hitos que podrían ser tomados en cuenta como el momento en que toda Internet inició. Uno de ellos ocurrió el 29 de octubre de 1969, cuando Leonard Kleinrock envió un mensaje desde la UCLA hacia Stanford, a través de ARPANET.

En términos simples, ARPANET puede ser considerada el origen de Internet. Fue la primera red en la que se implementaron los protocolos que dieron vida a Internet (TCP e IP), por lo que funcionaba con base en la conmutación de paquetes. El esquema es relativamente sencillo: la información es dividida en pequeños paquetes de datos, los cuales son enviados por la red y ensamblados de nueva cuenta en la orilla receptora.

A 50 años de este suceso, Kleinrock reconoce la poca notoriedad que tuvo el envío en aquel momento. Luego de registrar un error, el mensaje “LOGIN” fue enviado con éxito entre ambos puntos, quedando la constancia en una bitácora de trabajo. No hubo cámaras ni micrófonos. Se trató de un momento más en el desarrollo de un proyecto que vivía en las universidades.

El relato de Kleinrock nos recuerda que muchos de los momentos históricos no son otra cosa sino acontecimientos comunes, pero con repercusiones notables. En este caso particular, se trató del envío de cinco letras entre dos terminales; una prueba de envío y recepción que fue exitosa en su segundo intento.

Nadie imaginó la escala que habría de adoptar el proyecto. El propio profesor tenía expectativas acerca del alcance de Internet. Algunas se han cumplido con creces, mientras que otras aún no alcanzan su máximo potencial. Tampoco es posible dejar de lado los aspectos negativos que no fueron previstos por quienes desarrollaron este protocolo.

Es claro que Internet se ha expandido a un ritmo notable y se ha integrado a muchos aspectos de la vida cotidiana de las personas que tienen acceso a esta tecnología. Sin embargo, aún no hemos alcanzado lo que Leonard Kleinrock denomina como Internet Invisible: una Internet que se encuentre integrada a nuestras actividades comunes al grado de no ser notoria, como ocurre con la electricidad.

También es evidente que, como cualquier otra tecnología, Internet ha sido utilizada para fines positivos, pero también para cometer ilícitos; es parte de la naturaleza humana. Ya que los desarrollos iniciales no tomaron tanto en cuenta esta posibilidad, actualmente trabajamos para encontrar soluciones que hagan a Internet más segura para todas las personas.

Hago uso del plural (“trabajamos”) porque la comunidad de Internet es amplia y diversa. En esa comunidad cabemos todas las personas, quienes podemos tomar acciones a favor de Internet.

Todos podemos trabajar para que Internet llegue a más personas, para que sea más segura y confiable, y para que siga siendo abierta. Porque Internet es comunidad y porque no hay mejor forma de seguir construyéndola, que a su modo: con colaboración y confianza, en comunidad.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/RPC