ANÁLISIS: El agotamiento de IPv4

La adopción de IPv6 ha sido promovida y difundida por actores de la comunidad técnica de Internet desde hace varios años.

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

Sin duda, muchas personas hemos conocido situaciones en las cuales es aplicable el famoso cuento de “Pedro y el lobo”, en las que después de muchas advertencias vanas, una situación termina por ocurrir. El caso del agotamiento de direcciones IPv4 podría percibirse de la misma situación, aunque esto sería un error.

Para América Latina y el Caribe, LACNIC activó la Fase 0 de agotamiento en 2013. Desde
entonces a la fecha, la región ha transitado hasta la Fase 3, que es la última del proceso y se encuentra activa desde febrero de 2017. Esta semana, RIPE NCC anunció que ha asignado el último bloque de direcciones IPv4 disponibles para Europa, Medio Oriente y algunas partes de Asia Central, que es el área de influencia de este Registro Regional de Internet.

La adopción de IPv6 ha sido promovida y difundida por actores de la comunidad técnica de Internet desde hace varios años. En ocasiones, bajo la idea de que era indispensable para el despliegue amplio de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) o siguiendo la idea de que el proceso era fundamental para combatir la brecha digital.

Es cierto que tanto el despliegue de IoT, como el cierre de la brecha digital se pueden beneficiar de una adopción amplia de IPv6. Sin embargo, la promoción de esta versión del protocolo puede enfocarse en temas que están directamente relacionados con el funcionamiento de Internet. No es un tema menor que el protocolo IP sea uno de los pilares de Internet.

Vale tener en cuenta que Internet está compuesto de dispositivos que se encuentran
interconectados. Estos dispositivos están agrupados en redes que serían independientes entre sí, de no ser por los protocolos y estándares que son adoptados de manera voluntaria. Por lo tanto, Internet es un espacio de colaboración a escala mundial.

La adopción de IPv6 facilita que las redes se anuncien de manera autónoma en Internet,
haciendo que la red crezca y se haga más fuerte. También da pie a que los operadores de redes se sumen a proyectos y espacios en los que pueden aprender de otros actores del ecosistema, llevando a la práctica la colaboración inherente a Internet.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/AAG

ISRAEL-columnas-headers-poblanerias

AQUÍ VA EL CUERPO DEL TEXTO

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Israel Rosas es analista de políticas de Internet que se desempeña en la intersección entre tecnología y comunicación, con experiencia en procesos regionales y globales. Es egresado de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional.


POB/AAG