El 2 de mayo de 2017, una familia de Quecholac transitaba por la autopista México – Puebla, el padre decidió detenerse para ir al baño, momento en el cual les interceptó una banda de delincuentes, presuntamente para robarles el vehículo.

La banda de asaltantes, asesinaron a un menor de 2 años 8 meses, y violaron a su hermana de 14 años de edad y su madre de 32 años, todo esto fue llevado a cabo frente al padre de la familia.

El delito tuvo lugar en el municipio de Santa María Moyotzingo, a la altura del kilómetro 93 de la autopista, a unos kilómetros de la caseta de cobro de San Martín Texmelucan.

La investigación indicó que, inicialmente el objetivo de los hampones era hacerse de las pertenencias de valor de la familia, así como el vehículo.

En mayo del mismo año, 4 de los agresores fueron detenidos en flagrancia de robo, y desde entonces quedaron a disposición de la justicia poblana.

El proceso judicial fue llevado a cabo por la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto, quienes determinaron las siguientes penas para los agresores: 70 años de prisión y una multa de 65,751 pesos para Fidel Ramírez Martínez. 42 años, 9 meses y 56  días de prisión y 49,299 pesos de multa para Emmanuel Maza Mancilla. Además Carlos Giovani Espinosa García y Senen Salazar Cruz recibieron una condena de 34 años, 11 meses y 29 días de prisión, además de una multa de 24,609 pesos.

 

Foto: Fiscalía General del Estado

__

POB/RPC