Giselle Aboudib y el “power mexicano” ganan espacio en la moda

La diseñadora poblana es la creadora de la chamarra Las luchas, que se hizo viral durante el Gran Premio de México.

Entrevista: Lizeth Flores Jácome
Video: Juan Carlos Sánchez
Asistencia: Rodrigo Peña

El 31 de octubre, durante el desfile de pilotos, Daniel Ricciardo –de la escudería Renault– vistió con una chamarra alusiva a la lucha libre mexicana. Su carisma y entrega al público hizo que todos miraran al australiano. De inmediato, se habló de la colorida chamarra estampada con máscaras y colores neón.

Y, aunque en redes sociales se dijo que había sido inspiración en los uniformes del legendario Jorge Campos, la realidad es completamente diferente. Se trata de un diseño poblano, cuya inspiración nació nada más y nada menos que en la Arena Puebla.

Giselle Aboudib es la creadora de “Las luchas” una línea de chamarras que pertenece a la marca que lleva su nombre y que en 2015 fue la ganadora del primer lugar en el concurso Who’s Next París, entre más de 7 mil participantes.

Las luchas e inspiración

Los colores, los sabores, las tradiciones, los bordados e incluso, los animales, todo México es una inspiración para nosotros, dice Giselle Aboudib sobre su trabajo como diseñadora de modas. Sin embargo, frente a una fuente eterna –para ella– la cultura mexicana tiene su máxima expresión en la lucha libre.

Son las funciones de lucha libre y todo lo que está a su alrededor lo que Giselle vio para imaginar cómo serían las piezas que iba a crear.

En Puebla, el lugar con mayor tradición para ver este deporte es la Arena Puebla, que cada lunes abre sus puertas para recibir a cientos de poblanos.

Giselle refiere que el olor de la cemita y las chalupas; el ver las máscaras multicolor y la ilusión de los niños, primero al ponerse la máscara y luego, de ver a sus superhéroes de carne y hueso; la entrada a la Arena, los gritos, las porras, la música, le despertó los sentidos. La efervescencia de la noche, culminada con un espectáculo acrobático que impresiona a todos los asistentes, es la representación de lo que es México.

Esta inspiración que nació en un lugar del Centro Histórico de Puebla la llevó a crear Las luchas en el año 2015.

Ya con la idea de entrar a Who’s Next Paris, la poblana decidió confeccionar una pieza de la luche libre para participar y en dos días la terminó. «Nunca he vuelto ha terminar una chamarra en dos días», platica entre risas.

Quince días después, llegó la notica: ella había ganado el primer lugar.

Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz

El éxito en el concurso le valió los reflectores. Los pedidos de la chamarra se hicieron con más frecuencia y la gente comenzó a ubicar «la chamarra de las luchas» dentro del mundo de la moda latina. Posteriormente, en El Trapo, dirigido por Fabiola Montes, comenzó la producción en serie. Cada una porta una etiqueta de autenticidad, que especifica el número de prenda.

Con la fiebre, Giselle diseñó sus propios luchadores y patentó «Las luchas».


Yo diseñé la manera de cómo hacerlo, registré a dos luchadores porque no iba a lucrar con la imagen de alguien más que ha trabajado toda su vida, cada quien lo suyo, te puedes inspirar pero no copiar, dice.


Ya con las piezas seriadas, vinieron las participaciones en desfiles de moda. Aquí es donde estilistas de moda las adquieren para vestir a los cantantes Noel Schajris, del grupo Sin Bandera, Paty Cantú y Bad Bunny.

Del mundo de la moda a las pistas. Las luchas llegó al Autódromo Hermanos Rodríguez a través de Manuel Bravo, un amigo de Giselle que le pidió una de las chamarras para Ricciardo. Lo demás, ya lo conocemos.

Consume local

La entrevista con Poblanerías no es solo para reconocer a diseñadora de origen poblano que ha sido reconocida. También es una proyección y apoyo para consumir los productos mexicanos.

Giselle sonríe al acordarse cómo es que su marca poblana ha logrado trascender fronteras. En su casa, su espacio de trabajo, es el lugar donde a artesanalmente, diseña y crea las prendas de vestir.

Para ella, el arte mexicano se valora por los artesanos, por la gente que ayuda a los artesanos, por nosotros los diseñadores y ahora por los que están consumiendo. Por eso, pone la mira para que el consumo local se quede como un hábito.


Puedes ir a otros lugares del mundo y vas a ver que la gente está vistiendo local, sea cual sea su estatus. Ese es un hábito que se tiene que hacer en México.


¿Qué tan accesible es la moda mexicana? Depende de los gustos, contesta. Y, de inmediato, recalca que apoyar el talento mexicano debe ser una de las prioridades de los consumidores, quienes deben comenzar a voltear a ver qué están haciendo los artesanos y diseñadores nacionales.

Giselle Aboudib asegura que este tipo de consumo comenzará a fomentar la economía local.


Moda sin género

La moda es más profundo de lo que vemos, concluye la poblana cuando habla sobre la industria. Para ella, la moda tiene historia, cultura, un objetivo y una meta que representa lo que está pasando en un momento específico.

Giselle opina sobre los estereotipos a la que suele asociarse la industria; pero para ella, esto es el arte más profundo. Sin frivolidades, imposición o género, defiende que la moda es el reflejo de la sociedad, como algo que va cambiando y evolucionando a su paso. Como ejemplo, hoy las prendas ya no tienen género, porque eso no basta para expresar.

Reconoce que con los diseños, cada quien puede tomar su lugar, su espacio y hacerlo de la manera que más le plazca, sin lastimar al prójimo.

Hablando de género y de una sociedad que actualmente no reconoce en plenitud los derechos de las mujeres, Giselle considera que en su profesión, ha encontrado obstáculos que son propiciados por otras mujeres:


Hay muchos hombres que me han apoyado de manera increíble, que me han brindado la mano y me han aplaudido. Pero hay mujeres que, estando en el mismo medio, sabiendo lo que yo hago, no me voltean a ver. Entonces yo pregunto ¿esto es de género también? ¿Dónde acaba y en dónde empieza la guerra de género y la diferencia de género? No se puede generalizar.


Foto: Juan Carlos Sánchez Díaz


POB/LFJ