OPINIÓN: Periodismo estancado y monetizado

Calumnia y difamación en el periodismo actual son el objetivo para conseguir dinero o posiciones de poder.

coloquio-de-los-perros-header

El periodismo está en crisis; no encuentra las mejores propuestas para continuar conservando la etiqueta de “periodismo”. Es necesaria una nueva propuesta a partir de la autocrítica.

La sociedad ha dado muestras de que tiene la necesidad de cambiar el status quo, las condiciones, que la hacen depender de los grupos de interés formados.

Los partidos políticos, por ejemplo, se encuentran en crisis; desmembrados y pulverizados. Y los políticos, los entes que los integran, pretenden abandonar franquicias, brincar de una a otra, sin dejar de practicar vicios y costumbres que tienen en el descrédito a sus organizaciones.

Los políticos son los mismos; sus practicas no varían.

Es la causa por la cual la sociedad ha buscado otras opciones.

En el caso del periodismo, conseguir el dinero de manera fácil se ha convertido en prioritario objetivo. Es, sí, una actividad que debe pretender obtener recursos económicos para subsistir. Pero la práctica lo hace pretender conseguirlo de manera fácil.

El periodismo es una profesión que recoge información de interés social, la comunica en beneficio de la sociedad a través de múltiples plataformas. Ejercita la libertad de expresión en beneficio de mejores condiciones de vida de la sociedad.

Así debería de ser.

El periodista, por tanto debe recabar información en diferentes fuentes, con diferentes métodos o estrategias serias, responsables.

El chisme, el golpe mediático, la amenaza, la filtración, la mentira, la desinformación, son los mejores recursos para conseguir dinero; dañar reputaciones y conseguir el ascenso social.

No hay autocrítica.

Calumnia y difamación en el periodismo actual son el objetivo para conseguir dinero o posiciones de poder.

Y esto distingue al periodismo de Siglo XXI.

Con sus honrosas excepciones.


POB/LFJ