Fotos: Juan Carlos Sánchez, Juan Manuel Vargas y Rodrigo Peña

Estaba la parca viendo los boletos a liguilla y una de sus víctimas a dejar sin la fiesta grande Pumas era.

Los camoteros encargados de la labor quedaron y aunque sin posibilidades de hacer algo esta apertura, una alegría a su afición querían darle.

Saliendo de la prosa e ingresando al partido, en el primer minuto Lucas Cavalini (9) tuvo un mano a mano frente Alfredo Saldívar (1) luego de un error de la salida de los Pumas. Sin embargo, el canadiense no le pudo dar dirección a su disparo y quedó todo en nada.

Al minuto 10, otra vez oportunidad del nueve camotero, pero el “Pollo” Saldivar salvó en primera oportunidad y en segunda, el balón terminó en el fondo de la portería, aunque para suerte de los capitalinos se marco mano en la ofensiva poblana.


El contraste, a una grada teñida de dorado y un grito de ¡Goya!, en el césped se dieron buenas actuaciones. Con contragolpes de Cavalini (9) que, en continuos intentos, trató de anotar por el costado de la izquierda. Sin embargo, siempre con el mismo resultado: “¡Uhhh!”en la grada cargado de remordimiento.

Pero para remordimientos y hasta con rosario en mano, la oportunidad que le dejó en ofrenda el aparto ofensivo a Alejandro Chumacero (3) pero su balón terminó en el inframundo de lo mal que le pegó.

Aunque en el primer tiempo Pumas también tuvo sus oportunidades, Carlos Gonzáles (32) disparó lejos del dominio de  Nicolás Viakonis (34).

Para el segundo tiempo, Pumas quizo exorcizar sus demonios yendo con todo hacia el frente. Los de la capital mandaron a Juan Iturbe (11). Pero la fórmula contragolpista del cuadro poblano por fin encontró resultado con una triangulación entre Cavalini(9), Christian Tabó (10) y Jorge Zárate (21), este último siendo el que marcó el 1-0 al minuto 60.

Foto: Juan Carlos Sánchez

La noche pareció para que todos los santos le sonreían al conjunto local, incluso la afición poblana entró en efervescencia con el ingreso Matías Alustiza (11).

El terror se soltó para los camoteros a partir del minuto 70, cuando perdió presencia en el medio campo y los auriazules pisaron con fuerza el área, al punto que el pelotazo en emergencia era lo único que evitó que los del pedregal no tuvieran el control del esférico.

Al minuto 85, uno de los disparos del Puebla cayó a la media distancia e Iturbe (11) la reventó para anotar el empate y la esperanza de mantener vivo el pase a liguilla.

Con el partido roto, Puebla se mantuvo en la misma tónica de encontrar los huecos en los últimos 5 por velocidad, incluso el “Chavo” Alustiza (11) tuvo un mano a mano y del otro lado Carlos Gonzáles (32) tuvo también el último argumento, pero en ambos casos los porteros se vistieron de héroes para dejar esto en un empate a 1-1. 

 

 


POB/LFJ