El gobierno del estado de Puebla publicó, el pasado 10 de diciembre, la licitación para la operación y administración de las fotomultas, que reanudarán su funcionamiento en enero de 2020.

Este nuevo programa sustituirá al Monitor Vial, implementado en 2013 por el gobierno de Rafael Moreno Valle.

El gobierno de Puebla emitirá el fallo de la licitación GESAL-053-824/2019 el próximo 20 de diciembre y la empresa ganadora tendrá un contrato por dos años, mismo que iniciará el 1 de enero de 2020 y finalizará el 31 de diciembre de 2022.

De acuerdo con el documento, el nuevo operador de los radares de velocidad deberá realizar al menos 380 mil captaciones de imágenes cada mes, es decir, 12,666 capturas por día. En caso de no llegar a dicha cifra en el corte mensual, el servicio no será pagado.

En la licitación, se explica que habrá dos filtros para determinar cuáles vehículos han rebasado el límite de velocidad permitido; uno estará a cargo de oficiales de Tránsito estatal.

Entre los requerimientos, se pide al nuevo proveedor instalar 157 dispositivos fijos nuevos para la detección de exceso de velocidad y será el gobierno de Puebla el que determine los puntos donde se ubicarán.

Las nuevas cámaras deberán estar en operación 24 horas al día y tener color e infrarrojo.

Lee también

Fotomultas en Puebla ¿han disminuido los accidentes viales?

Desde que comenzaron a operar las fotomultas en Puebla, los accidentes automovilísticos en las vialidades en donde están instaladas las cámaras del “monitor vial” han disminuido, en promedio, 1.55 por ciento al año.

La empresa proveedora deberá dar seguimiento de las infracciones desde la generación, autorización, impresión, envío de notificación, pago, así como la eventual impugnación por parte del ciudadano.

De esta manera, su sistema también administrará las infracciones generadas por la dirección de Tránsito del Estado y aquellas que resulten por violaciones al reglamento.

También ingresará todas las infracciones que se generen en papel.

 

 

--
POB/LFJ