Con poco más de 6 años de existencia, Madueño Brewing Co. es ya un referente en Tijuana y Baja California en cuanto a cerveza artesanal se refiere.

Ubicado desde su concepción en la ya legendaria Plaza Fiesta, el tasting room de Madueño se distingue por ofrecer uno de los estilos de cerveza más buscados en la actualidad, el estilo NEIPA (New England India Pale Ale, por sus siglas en inglés).

Una de las características principales de las NEIPA es su turbidez, pues en su proceso de elaboración se incluyen avena y trigo, lo que le brinda una textura hasta cierto punto sedosa y esa apariencia nublada.

En cuanto a su sabor, se puede notar el gusto dulce característico del jugo de fruta, como por ejemplo piña y mango, algo que ha caído bien entre aquellos nuevos consumidores, pues es más fácil hacer la transición de la comercial a la artesanal. Este sabor se lo da el tipo de lúpulo que se utiliza, que se distancia de aquellos utilizados en las West Coast IPAs.

En Madueño es común encontrar en barril, tanto en Cholula como en Tijuana, las NEIPAS de la casa, que tantos reconocimientos han acumulado en competencias cerveceras nacionales.

Foto: Rodrigo Peña / Agencia Express Media

Illuminati, Pineapple Express, Myrcene y la Event Horizon (Imperial o Doble que ganó Medalla de Plata en la última Competencia Profesional Cerveza México) son algunas ejemplos de estas cervezas, aunque constantemente van sacando diferentes versiones de este estilo, bautizadas con otros nombres.

Pero en Madueño no solo viven de la fama de sus NEIPAS, pues también producen excelentes Wheat Ale y Stout, que de igual forma se han ganado el gusto de sus clientes.

Persephone es una de esas cervezas. Una Milk Stout que en su receta lleva crema de maní y chocolate, perfecta para tomar en el invierno, y que debe estar en tu lista de cervezas a probar.

Desde hace 7 meses los poblanos pueden también disfrutar de estas cervezas, pues en mayo abrió Madueño en Cholula, específicamente en San Andrés, en la 12 Oriente en el Barrio de San Juan Aquiahuac, a donde llegan constantemente los brebajes preparados en Tijuana.

Pasó de ser un simple hobbie a una empresa chica con 5 empleados en producción, el tasting room de Tijuana, uno satélite en Ensenada y otro en Cholula. Aún somos muy chicos pero poco a poco vamos creciendo orgánicamente”, comentó  Alfredo Madueño, fundador de esta cervecería.

En los planes a futuro está el empezar a enlatar sus cheves para distribuirlas a otras partes de la República Mexicana, pues consideran esa es la tendencia que está tomando fuerza.


__

POB/RPC