El municipio de San Salvador Huixcolotla es considerado la cuna del papel picado, pues desde hace más de 150 años, los habitantes de este lugar se han dedicado al decorado del papel china, conservando la tradición.

En septiembre de 1998 el Poder Ejecutivo del Estado de Puebla decretó Patrimonio Cultural del Estado de Puebla a la artesanía del papel picado que se elabora en esta región.

Un artículo chino

Este artículo ornamental proviene de la cultura china (el nombre del papel que se usa es precisamente, papel de China) y fue trabajado en Europa desde el siglo XVI con el nombre de papel cortado.

Los pobladores de Huixcolotla comenzaron a desarrollar habilidades y destrezas al momento de realizar sus adornos con el papel de china, creando verdaderas obras de arte coloridas, ligeras y delicadas.

Inicialmente creadas para conmemorar el Día de Muertos; posteriormente, comenzaron a usarse para adornar las fiestas populares de la región.

Por muchos años, la herramienta principal de los artesanos fue la tijera, con ella realizaban sus diseños. Con el tiempo, la técnica fue mejorando hasta utilizar cinceles con la finalidad de realizar trabajos más detallados y de mejor calidad.

Para 1930, el papel picado se comenzó a vender en otras partes de Puebla y Tlaxcala y en 1940 un grupo de artesanos elaboró el adorno para el Auditorio Nacional y así fue como comenzó el reconocimiento del municipio de Huixcolotla como la “cuna del papel picado”.

En la década de los sesenta se empezó a comercializar en la Ciudad de México, convirtiéndose así en una artesanía reconocida no solo a nivel nacional sino internacional. Actualmente, se montan exposiciones en Estados Unidos y en Europa.

 

 

--
POB/JMVA