La instalación de bolardos en la capital poblana ha generado polémica entre los poblanos, al punto que la presión ha llegado a los regidores municipales, quienes han llegado a considerar eliminar el proyecto.

Los bolardos fungen como una extensión de las banquetas y pasos peatonales, buscando resguardar a los peatones de automovilistas a quienes los forza a controlar la velocidad de los coches en zonas urbanas.

Estos bolardos han sido instalados en calles de la ciudad que anteriormente eran muy difíciles de cruzar como el Circuito Juan Pablo II en la Unidad Habitacional La Margarita, donde decenas de familias cruzan diariamente para asistir a la escuela o realizar compras.

Miles de poblanos han manifestado a través de redes sociales la importancia que tienen estos elementos viales para sentirse más seguros en su transitar por las calles de la ciudad.

El hashtag impulsado se ha convertido en tendencia de Twitter, pues los poblanos los han considerado una medida benéfica para impulsar la movilidad sustentable.

Otro de los objetivos de estos postes es la reducción de velocidad de los automovilistas y lograr consolidar el límite de velocidad de 30 kilómetros por hora en el centro.

De acuerdo a la organización ni una muerte vial, de enero a octubre de 2019 se registraron 90 muertes de peatones y ciclistas en Puebla, ubicándose como el quinto estado a nivel nacional con más decesos.

La secretaria de movilidad municipal, Alejandra Rubio Acle aseguró que con el tiempo los automovilistas poblanos se adaptarían a la instalación de estos elementos que buscan salvaguardar a los peatones.

Los bolardos se ubican en diferentes zonas de la capital poblana, en Colonias como La Paz, La Margarita, San Manuel, Zona Dorada y el Centro Histórico, además de vialidades como el Bulevar Carmen Serdán, el bulevar San Felipe y la 11 sur.

 

 

__

POB/RPC