Descalificaciones “desinflan” la Caminata por la Paz

La Marcha de la Paz llegó el domingo a Palacio Nacional, en el camino, tuvo enfrentamientos con simpatizantes del presidente López Obrador.

Al grito de “traidores”, “regresen a su país” y “que se vayan a Estados Unidos” por parte de seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue recibida “la Marcha por la Paz”, en su llegada al Zócalo de la Ciudad de México el domingo 26 de enero.

La “Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz” o la “Marcha por la Paz” fue convocada desde el 9 de enero por Javier Sicilia, poeta y activista, e integrantes de la familia LeBarón. La intención era reunirse con el presidente AMLO el día 26 de enero, para dar propuestas y hacer una reconsideración de la estrategia de seguridad.

Esta reunión fue descartada el 20 de enero por el presidente en su conferencia mañanera, quien afirmó que daría las facilidades para que el contingente ingresará a Palacio Nacional, aunque no serían recibidos por él para no hacer un espectáculo, si no por el gabinete de seguridad.

¿Quiénes encabezaron la marcha?

Javier Sicilia: Es un poeta, ensayista, novelista, periodista y desde el 2011 es activista, tras el asesinato de su hijo Juan Francisco Sicilia Ortega. Durante 2011 organizó la “Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad”. Al igual que en 2020, su contingente salió de Cuernavaca con rumbo a Ciudad de México. En aquella ocasión, Sicilia pidió al presidente Felipe Calderón que retirara del cargo a Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública, además de solicitar el «combatir corrupción, impunidad y ganancias del crimen» entre otras demandas.

Adrián LeBarón: Padre y abuelo de cinco de las nueve víctimas de la masacre en contra de su familia en Bavispe, Sonora, en noviembre 2019.

Sucesos de la Marcha

La Marcha por la Paz aún así fue convocada, compuesta por aproximadamente 500 personas, conformadas por activistas, colectivos de víctimas, ciudadanos, además de los integrantes de la familia LeBarón y Javier Sicilia. Inició el 23 de enero en monumento “Paloma de la Paz” en Cuernavaca, Morelos, con el objetivo de recorrer la carretera Cuernavaca-México durante ese día y llegar al poblado de Coajomulco, municipio ubicado a 4.8 kilómetros de Tres Marías, a 58.7 kilómetros de Ciudad de México.

Las jornadas del 24 y 25 de enero fueron destinadas para el recorrido final del tramo carretero. El 26 de enero con el contingente en la Ciudad de México, inició su marcha desde la Estela de Luz, a través de la avenida Paseo de la Reforma con destino a Palacio Nacional.

Durante su tránsito, la Marcha por la Paz hizo paradas en los anti-monumentos de Reforma, manifestándose o rindiendo tributo a dichos puntos. El movimiento continuó hasta la Diana Cazadora, donde parte de la manifestación se retiró un zapato para continuar la caminata en esa condición durante un kilómetro, esto en honor a Maquenzi Langford, quien caminó casi 10 kilómetros en busca de ayuda sin un zapato tras la masacre a la familia LeBarón en noviembre del 2019.

El contingente –además– hizo una parada en el Senado de la República, donde hubo un encuentro entre Senadores del PRI, PAN, Movimiento Ciudadano y PRD con representantes de la marcha, entre los que no estuvieron ni Adrián LeBarón, ni Javier Sicilia.

La manifestación continuó su paso hacia el Zócalo, a la altura del Palacio de Bellas Artes, simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador increparon a los integrantes de la marcha, situación que reencrudeció conforme llegaron al destino final.

Frente a Palacio Nacional, los partidarios de AMLO, con la constitución moral en mano, lanzaron ataques verbales contra la marcha, además de tratar de impedir su paso al edificio gubernamental.

Al final de la jornada, se designó por parte de la Marcha por la Paz, una comisión integrada por Marie Claire Acosta, Jacobo Dayán y Carlos Heredia, quienes hablaron y entregaron sus propuestas a la estrategia de seguridad al gabinete de seguridad, en esta reunión también estuvieron Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración.

Conclusiones de la marcha

En la plaza del Zócalo, Javier Sicilia y Adrián LeBarón, dieron un discurso mientras la comisión estuvo dentro de Palacio Nacional, en este, Sicilia hizo un llamado al presidente a que recordara sus compromisos de hace un año, en el que prometió una Política de Estado en la que víctimas, organizaciones, academia y expertos trabajarían con Secretaría de Gobernación (Segob). Una política que en palabras del poeta rebasa al gabinete de seguridad y debería ser asumida y promovida por AMLO.

Por su parte, LeBarón dijo que la marcha no era de bandos de izquierda o derecha, sino de seres humanos que están luchando por vivir. Además, puntualizó que se lleva casi 15 años en guerra en los que no se ha aprendido a reconciliar. El integrante LeBarón finalizó diciendo que el camino a la reconciliación debe comenzar con el reconocimiento sin prejuicios, dejando el miedo de lado.

“No somos charios, ni fifís, ni conservadores, ni de izquierda, somos seres humanos luchando por vivir”.

Por su parte, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación solo emitió un Tweet posterior a la reunión con los manifestantes:

Durante la mañanera del 27 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno «no promovió» las protestas en contra de los integrantes de la Marcha por la Paz, afirmó que algunos de sus seguidores tienen diferencias con otros grupos, asegurando que «organizaciones conservadoras callaron ante la violencia en el régimen de Felipe Calderón».

 

 


POB/LFJ