Guillermo Aréchiga Santamaría, titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) de Puebla, aseguró que habrá revocación de concesiones para las unidades que no cumplan con la modernización del transporte público, que vence en el mes de febrero.

En conferencia de prensa, el funcionario anunció que el 13 de febrero comenzará la revista vehicular para el transporte público, donde se verificará que las unidades cumplan con la antigüedad requerida y estén equipadas con dispositivos de seguridad como el botón de pánico, cámaras y GPS.

“No hay prórrogas. A partir del pase de revista, y de acuerdo con los artículos 37 y 70 de la Ley del Transporte, a quien no haya cumplido con la antigüedad de los vehículos y equipamiento de seguridad, se iniciará un proceso de revocación de concesión”, declaró.

De acuerdo con el artículo 70 de la Ley del Transporte del Estado de Puebla, es obligación del concesionario prestar el servicio con vehículos que no excedan de 10 años de antigüedad en las rutas urbanas y transporte público masivo, y de 12 años de antigüedad en las rutas suburbanas y foráneas.

Lee también: En Puebla hay más camiones de carga que de pasajeros.

Así, las unidades de transporte público que cumplan con los requisitos y sean modelos 2010 en adelante podrán continuar dando el servicio.

La Secretaría de Movilidad y Transporte, notificará por escrito al concesionario, los motivos de revocación en que a su juicio haya incurrido. La resolución del procedimiento será aproximadamente de 20 a 30 días hábiles.

Según la autoridad, hasta junio de 2019, circulaban en todo el estado un total de 13 mil 612 unidades, que brindan servicio a más de 5 millones de habitantes.

 

 


POB/LFJ