Salud, dinero, trabajo y amor son las cosas que la mayoría de las personas quiere, sobre todo al inicio de un nuevo año, donde muchos ven la oportunidad de renovación y el comienzo de un ciclo.

 

Casi 90% de los mexicanos se fijan propósitos al comenzar el año, colocando al país como el primer lugar en esta costumbre, según un sondeo de la firma Randstad.

Entre los propósitos más comunes destacan: bajar de peso, llegar temprano a las citas, estudiar un nuevo idioma, dejar de fumar, mejorar la alimentación, ahorrar, leer y pasar más tiempo con la familia.

Sin embargo, en el transcurso del año, la gente desiste de sus objetivos iniciales, al grado que en junio o julio, muy pocos son los que continúan visitando los gimnasios o siguiendo una dieta rigurosa.

Estudios demuestran que los propósitos de Año Nuevo duran tan solo 12 días; en tanto que, 2 de cada 10 mexicanos son los que sí cumplen los objetivos marcados en enero.

Los propósitos de Año Nuevo no deben ser solo un planteamiento de inicio de año, deben ser parte del compromiso con uno mismo durante los 365 días, según Drew Canole, coach espiritual.

Canole comparte algunas características que deben seguir los propósitos y objetivos para hacer más sencillo su seguimiento y cumplirlos:

1. Objetividad: Un propósito debe ser razonable y medible. Compatibles con la realidad actual.

2. Disciplina: El trabajo para el cumplimiento de una meta es diaria, sin descanso o días de asueto.

3. Planificación: Un cronograma o calendario puede ser buena opción, lo importante es que tengas claro las acciones a realizar y el tiempo para ellas.

4. Paciencia: Todo lleva un proceso y un tiempo estimado, según la complejidad de cada propósito será la perseverancia a invertirle.

Y tú, ¿eres de los que cumple sus metas de inicio de año?

 

 


POB/JMVA