ANÁLISIS: ¿Cómo verificar si un medio es confiable?

jcsd-header

Digamos que llega una autoridad a su casa y esta le quiere detener, por ejemplo, un policía. El oficial le presentará una orden emitida por un juez, se identificará y el vehículo donde le trasladarán será uno oficial. Todo eso lo revisará usted, para verificar que no se trata de un secuestro, por ejemplo.

Está bien, tal vez mi primer ejemplo no lo convenció. Hagámoslo con otro. Cuando usted cursaba los primeros años de primaria y alguien hacía una fiesta de cumpleaños, para poder ir ¿qué le preguntaban sus padres? Una lista interminable de cuestionamientos sobre direcciones, nombre de los padres, lista de invitados, años cumplidos a festejar, si había que llevar regalo, si la maestra conocía al festejado, si era disciplinado o aplicado, etc.

Ahora sí, el chiste es que se pretendía verificar, VERIFICAR (sic) la veracidad de las situaciones, lo confiable, viable, funcional y demás, para saber si era conveniente o no proceder voluntariamente o resistirse, y hablo de cualquiera de los dos ejemplos que acabo de dar.

En ese caso ¿por qué no hace lo mismo cuando lee una "noticia" o cualquier información en internet? Incluso cuando nos pedían libros impresos, teníamos que saber: título, autor, editorial, año de publicación, ISBN, número de edición o reimpresión.

Cuando estamos escuchando la radio, a cada rato dicen el nombre de la estación. Si es noticiero o música, los locutores se identifican de vez en cuando. En televisión podemos ver el logo del canal en alguna de las esquinas, y si es noticiero, nos ponen el nombre de quien aparece en pantalla, hablando.

Todo para fomentar credibilidad.

En internet debe ser el mismo caso. Y digo "debe" aunque no siempre se cumple. El usuario tiene el derecho de saber quién le está dando la información, por eso deben existir en los portales de noticias, identificadores.

Directorio, quiénes somos, contáctanos; son algunos de los identificadores que debe tener un sitio web. Y otros que contribuyen a su credibilidad son un aviso de privacidad, aviso de uso de cookies (si es que las usa) y código de ética. Y algo que le agrega la cereza al pastel es una dirección física, ligas funcionales a sus redes sociales, un nombre de persona moral visible.

El diseño, en varias ocasiones también juega un papel importante. De hecho, para saber si un sitio web está siendo tomado en serio por sus productores, debe ser usable, funcional, legible y leíble. Los dos últimos se parecen, pero no son lo mismo. La diferencia es entre no tener una maraña de texto y usar palabras y oraciones entendibles.

Especificando el apartado del "directorio" o de "quiénes somos", que se ponen en forma de organigrama, al lado de los nombres, siempre ayuda que vayan fotos o enlaces a sus cuentas de Twitter (porque periodista que no tenga Twitter... mmmm🤔).

Y ahora al revés, si no tiene nada de lo mencionado o lo tienen, pero no sirven las ligas y además está lleno de publicidad de gobiernos, disfrazada de programas o servicios; huya rápidamente de ese sitio web.

Que de hecho se ha vuelto una moda entre gobiernos y algunos auto llamados "periodistas", sacar cualquier portal, solo para rolarle una lana y así entregar "testigos" a la respectiva contraloría de que el dinero está usando bien y no desviando, por aquello de la publicidad en medios. Así el medio está al servicio de ese cliente, usted no se entera y luego para rellenar, publican cualquier información inventada o sin verificar, con tal de jalar clics.

Entonces, revise si el portal que usted consulta tiene esos identificadores, si sirven sus ligas y qué tanta publicidad gubernamental (de cualquiera de los tres órdenes) tienen.

Si el portal que usted encuentra, pertenece a una marca de un medio tradicional que usted ya conoce, igualmente puede ver qué tanta seriedad le toman a su publicación digital, los creadores de la misma.

Le dejo algunos ejemplos. Usted adivine los buenos y los malos...

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Juan Carlos Sánchez Díaz es un periodista multimedia, director de Poblanerías.com y docente universitario. Ha colaborado en diversos medios y agencias de noticias nacionales e internacionales, así como en conferencias. Es Diplomado en Periodismo de Investigación por el CIDE; Master en Periodismo y Comunicación Digital por la UAB y Maestro en Comunicación y Medios Digitales por la UDLAP.

--
POB/AAG