OPINIÓN: El siguiente Lombardi de Andy Reid

El juego de Kansas en las últimas 8 semanas nos lleva a una sola cosa: la mente innovadora de Andy Reid.

lizeth-header

“Es genial. Todo empezó en México. Para todos los fans en México, los amamos”, fueron las palabras de Andy Reid después de ganar el Super Bowl LIV.

Después de su visita a nuestro país –en la semana 11– los Chiefs se mantuvieron con marca ganadora, venciendo a rivales como Patriors, Raiders y Chargers, logrando, de esta manera, clasificar como segundo.

En playoffs vinieron de atrás con una histórica remontada de 24 puntos ante Texans y parando en seco a la poderosa ofensiva de Titans en la final de conferencia.

En el Super Bowl, vimos cómo –por tercera ocasión– logró sobreponerse al marcador y ganar su segundo campeonato, después de casi 50 años.

Esta pequeña introducción sobre el juego de Kansas en las últimas 8 semanas nos lleva a una sola cosa: la mente innovadora de Andy Reid.

Si hay alguien que sin duda merecía campeonato de la NFL, era Reid y al fin sus 207 victorias en temporada regular y 15 en playoffs dieron recompensa y seguro le abrirán las puertas del Salón de la Fama.

“El rey sin corona” ganó su primer anillo de Super Bowl teniendo al que consideran, el mejor quarterback de la liga: Patrick Mahomes, quien además representa a la siguiente generación.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas. En 2012, cuando era head coach de Eagles, Andy Reid vivió el peor momento de su vida al enfrentar la muerte de su hijo mayor quien luchaba contra la adicción a las drogas. Tras la pérdida de su hijo, Reid tuvo la peor temporada con 12 derrotas y fue despedido casi al final de la temporada.

Con los Eagles, Reid llegó también a un Super Bowl, pero cayó frente a Patriots.

Tras su salida de Eagles, Andy Reid fue contratado por Kansas City. En la negociación, el head coach pidió al equipo poder llevar a su otro hijo, quien también tenía problemas de adicción, a ser el entrenador asistente. El equipo aceptó la condición.

El trabajo de Reid comenzó a notarse casi de inmediato. En su primera temporada (2013) sacó a Kansas City de los últimos lugares de la liga y pasaron de tener una marca ganadora. Ese año, fue reconocido como Mejor Entrenador.

Siete años después, cargó por primera vez el trofeo Lombardi: “Obtienes uno, quieres ir por otro”.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Lizeth Flores Jácome es periodista, directora editorial de Poblanerías. Tiene una amplia experiencia en la cobertura de eventos nacionales e internacionales. Desde foros, procesos electorales, ferias y justas deportivas.


POB/LFJ