A propuesta de Miguel Barbosa, gobernador, el Congreso de Puebla analiza la creación de un órgano de control que fiscalice a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

En entrevista, Gabriel Biestro consideró que el órgano de control debe estar presente en todas las instituciones que manejan recursos públicos y aseguró que “no es nada extraño ni nada de malo”, negando que se vulnere la autonomía universitaria.

“La cuestión es que exista un órgano de control, por ejemplo, con todas las reformas a nivel nacional se tiene que establecer los órganos internos (…) es algo necesario y que abona y que fortalece la autonomía y fortalece a las instituciones”.

En contraste, Oswaldo Jiménez, del PAN, opinó que el órgano de control es un mecanismo usado por el gobierno para someter a la Universidad.

“La Universidad tiene su propio órgano de control interno que le revisa y me parece que ya es un exceso (…) parece una respuesta ante la negativa que tiene la universidad de no dejarse revisar por la Auditoría cuando, a criterio de la universidad, la Auditoría Superior del Estado no tiene facultades de hacerlo”.

El diputado local José Juan Espinosa opinó que la creación de este órgano es un “grave error” porque interviene en la estructura orgánica y aseguró que solicitará un parlamento para su discusión.

Por ahora, la BUAP ha solicitado la intervención de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para que sea este órgano el que revise las cuentas públicas de la Universidad, tras los señalamientos de malos manejos del recurso público.

 

 


POB/LFJ