Organizaciones, colectivos y empresas han lanzado la campaña #SalvemosInternet para la defensa de la neutralidad de la red en México.

Esto luego de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sometió a consulta pública un anteproyecto de Lineamientos de Gestión de Tráfico que, según #SalvemosInternet, podría permitir la censura e invasión a la privacidad.

¿Qué es la neutralidad de la red?

La neutralidad de la red es el principio que establece que los proveedores de acceso a Internet –empresas como Telmex, AT&T, Movistar, etcétera– deben transportar el tráfico de Internet sin discriminación por el origen, destino, aplicación, contenido o tipo de datos.

Esto quiere decir que los proveedores no pueden bloquear, degradar, perjudicar o favorecer ciertas aplicaciones, contenidos o servicios. Tampoco pueden beneficiarlos si pertenecen a su mismo grupo económico o si hay acuerdos comerciales de por medio.

De acuerdo con #SalvemosInternet, la neutralidad de la red permite que los usuarios elijan libremente los contenidos que quieren consultar.

“Sin neutralidad de la red, los PAI se convierten en los ‘cadeneros’ de Internet, decidiendo qué aplicaciones, contenidos y servicios tienen ventaja sobre otras. Esto tiene como consecuencia que se condicionen el ejercicio de derechos, la participación pública y la economía digital”.

¿Qué pasa con el lineamiento?

De acuerdo con los activistas digitales, los lineamientos propuestos por el IFT propician:

Censura: Los lineamientos abren la puerta para el bloqueo gubernamental de aplicaciones, contenidos y servicios por “situaciones de emergencia y seguridad nacional” o “a petición expresa de autoridad competente”.

Invasión a la privacidad: Para discriminar entre el tráfico de las aplicaciones, contenidos y servicios priorizados y los no priorizados, los proveedores de servicio necesitan monitorear el tráfico mediante técnicas como la inspección profunda de paquetes, algo que –consideran– amenaza la privacidad en Internet.

Insuficiente transparencia y monitoreo de cumplimiento: Los lineamientos no contemplan medidas suficientes de transparencia y monitoreo que permitan evaluar el cumplimiento de la neutralidad de la red.

Priorización pagada: Los lineamientos permiten a los proveedores llegar a acuerdos comerciales para darle un trato preferencial al tráfico de sus socios; incluso se contempla como aceptable que se llegue este tipo de acuerdos con aplicaciones, contenidos y servicios propios.

“Estas formas de priorización aumentarán costos para los usuarios y generarán barreras de entrada para nuevas aplicaciones, contenidos y servicios, lo que implica una menor diversidad y pluralidad en Internet”.

¿Qué hacer?

A través de #SalvemosInternet, los activistas de los derechos digitales solicitan a los usuarios de Internet que participen en la consulta pública de IFT y manifiesten su desacuerdo.

También anunciaron un Día de Acción el próximo 26 de febrero, donde se tendrán movilizaciones y se hablará sobre la neutralidad de la red.

Para ver la consulta pública en el IFT, da clic aquí.

 


POB/LFJ