Puebla femenil buscó curar sus heridas luego de la derrota vs Tigres y también, salir del sexto lugar de la tabla general en el partido contra el Necaxa que venía como onceavo.

El partido comenzó en silencio y con una inercia bastante calmada, ni enfranjadas, ni centellas salieron en ritmo. Esto ante un Cuauhtémoc que, a comparación de los dos últimos partidos, lucía con muy poca gente.

El duelo inicial por el balón comenzó en la banda de la izquierda con Andrea Ortega (26) como protagonista y la necaxista Lucía Muñoz (4) en su marca, la poblana salió victoriosa en varias ocasiones, pero con muy poca calma de cara a dar un centro para Lupita Worbis (8) o Marielle Arciniega (20), o trazar la diagonal para intentar disparar a puerta.

El silencio se mantuvo en el estadio hasta el minuto 13, cuando tras una serie de rebotes el balón cayó a los pies de Arciniega (20) en las puertas al área grande, sin embargo, la 20 poblana trató de clarear a la guardameta necaxista, bombeando su disparo, esto con el resultado de un desperdicio de oportunidad.

Al minuto 21’, Puebla volvió a desperdiciar una oportunidad de oro a pelota parada, ya que Andrea Ortega (26) sin marca tuvo para rematar de cabeza en el área chica.

Necaxa –por su parte– no hizo el primer tiempo más brillante, lució inocente, aunque solido ante los ataques poblanos.

Foto: Juan Carlos Sánchez/AEM

Al minuto 28’ la visita aprovechó un descuido de las poblanas en el córner, Fanny Grano (13) movió las redes y puso en ventaja con el 0-1 a las Centellas.

A partir de ese momento, el partido de turbo revolucionó y tanto en tribuna, como en chancha, creció. Gritos de ole en la cancha, desbordes atinados por las bandas, e incluso Lupita Worbis tuvo para anotar el del empate, pero Meza (12) defendió de buena forma su arco.

Al minuto 42’ bajó nuevamente el vendaval de ambos equipos y aunque parecía que el medio tiempo sería historia de 0-1. Necaxa tuvo una última oportunidad con hasta dos tiros a quemarropa en el área chica de Brissa Rangel (1).

El segundo tiempo inició con un Puebla optimista pero nuevamente con carencias en ataque. Necaxa, en comparación, aunque con pocas oportunidades, tuvo mucha puntería poniendo en aprietos a Rangel (1), con diagonales en desborde hacia el centro cortesía de Dariana Rubio (16) del Necaxa.

Puebla no retrocedió a pesar de los huecos que estaban explotando las visitantes. Al minuto 62, comenzó a hostigar con más insistencia la portería de Meza (12). Primero con una doble oportunidad a quemarropa que no pudo convertir, Luego con un error de la portera Necaxista que no pudo aprovechar Arciniega (20).

Y la tercera oportunidad con un mano a mano entre portera y Miriam Castro que tampoco tuvo resultado favorable al minuto 77’.

El final del partido fue una escuadra que chocó como olas en el mar ante una defensa que cual rompeolas anuló cualquier oportunidad. Por su parte, Necaxa ya no intentó a la ofensiva dando por bueno el 0-1, marcador que se impuso al final.


 

 

--
POB/LFJ