OPINIÓN: El shock de Fórmula 1 en Australia

La cancelación del GP de Australia parece más una jugada de relaciones públicas que una auténtica preocupación de F1 por la seguridad y salud de los fans y participantes.

bandera-verde-columna-formula-1

Hasta la semana pasada, la comunidad de Fórmula 1 estaba lista para iniciar la temporada 2020 en Melbourne, Australia. No obstante, la pandemia del nuevo Coronavirus llevó a varios países y organizaciones a tomar medidas drásticas. Un número importante de eventos y campeonatos fueron cancelados, suspendidos o pospuestos.

En el paddock de Fórmula 1, las alarmas se encendieron cuando dos mecánicos de Haas y uno de McLaren fueron aislados por presentar síntomas compatibles con COVID-19. Dos mecánicos de Haas se unieron al aislamiento. Un día antes de la primera sesión de prácticas libres, McLaren anunció su retiro del Gran Premio debido a que su mecánico resultó positivo al virus.

La incertidumbre que siguió fue vergonzosa. Ante la falta de información oficial, algunos medios reportaron la cancelación del GP, mientras que otros indicaron lo contrario. Incluso se filtraron fotos de supuestos boletos de avión de algunos pilotos, indicando que habían abandonado el país. También se habló de reuniones mantenidas entre los jefes de los equipos y los organizadores locales.

El comunicado que informó la cancelación del Gran Premio llegó tan solo dos horas antes de que iniciaran las sesiones de prácticas libres. Ross Brawn, Jefe de Automovilismo de Fórmula 1, señaló que el retraso se debió a varios factores, incluyendo la necesidad de consensuar con los equipos y las autoridades locales, así como el hecho de que el CEO de Fórmula 1 estaba volando desde Vietnam.

Lo que resulta evidente es que Fórmula 1, la Federación Internacional de Automovilismo ni los promotores locales tuvieron la flexibilidad y la preparación necesarias para reaccionar ante una situación que evoluciona cada día de manera drástica. Brawn reconoció que la mira siempre estuvo puesta en llevar a cabo el Gran Premio para inaugurar la temporada, lo que hace inferir que no tuvieron en cuenta otros escenarios, resultando en la incertidumbre que todos vimos.

Posterior al anuncio, tanto los pilotos como los equipos se pronunciaron a favor de la decisión de cancelar el GP inaugural. Sin embargo, esta unanimidad parece más una jugada de relaciones públicas que una auténtica preocupación de Fórmula 1 por la seguridad y salud de los fans y participantes, como demostraron los hechos de Melbourne.

Parada de boxes

La temporada 2020 podría iniciar en Europa a finales de mayo, informaron la FIA y Fórmula 1. Además de la cancelación del GP de Australia, Fórmula 1 anunció que los GP de Baréin (que se iba a correr sin público) y Vietnam han sido pospuestos, al igual que ocurrió con el GP de China.

La quinta fecha del campeonato sería celebrada en Países Bajos (1-3 de mayo), mientras que la sexta en España (8-10 de mayo), seguida del GP de Mónaco (21-24 de mayo). Llama la atención que no se hiciera mención explícita al principado, por lo que está abierta la posibilidad de que las fechas de la temporada se recorran, iniciando en Zandvoort.

Pueden contactarme en: [email protected] y en Twitter, a través de:

Cuando cae la bandera verde, las luces del semáforo se apagan y comienza la acción. Espacio dedicado al análisis de Fórmula 1: hechos históricos y actuales sobre los equipos y los pilotos que crean cada Gran Premio.


POB/LFJ