Saber la permanencia del virus SARS-CoV-2 que ocasiona la enfermedad Covid-19, es –por ahora– difícil de determinar con exactitud debido a que deben analizarse diferentes variables como la cantidad, temperatura y humedad, señala la científica Thalía García, experta en inmunología y enfermedades infecciosas.

Durante la conferencia “¿Cuánto vive el virus en las cosas que usamos y desechamos?” organizada por el Foro Virtual Covid-19, la científica explica que el virus no sobrevive, el virus permanece.

Características del SARS-CoV-2

La también coordinadora de #COVIDconCiencia explicó que el SARS-CoV-2 es un virus envuelto, es decir, la parte externa tiene una capa de lípidos (grasa), por eso el jabón es la sustancia más eficaz para eliminarlo.

Señaló que es un virus envuelto respiratorio por eso causa una enfermedad en las vías respiratorias. Sus vías de contagio son:

  • Microgotas que se desprenden al estornudar o toser (vía principal)
  • Tener contacto con superficies contaminadas (vía secundaria)

Permanencia del virus

Thalía García indicó que hay documentos técnicos que han sido redactados para personal médico que sirven en la elaboración de protocolos de seguridad. En estos documentos suele indicarse la estabilidad y la viabilidad del virus; sin embargo, hasta ahora, no se tiene suficiente evidencia o datos consistentes sobre la permanencia general del virus.

Los datos que han sido publicados en diferentes medios de comunicación y organizaciones se basan en el estudio realizado por The New England Journal of Medicine (N Engl J Med) que da un estimado de la permanencia:

  • Polipropileno (plástico): 72 horas
  • Acero inoxidable: 48 horas
  • Cartón: 24 horas
  • Cobre: 4 horas

Y otro publicado en la revista The Lancet que indica que el virus permanece:

  • Papel: 3 horas
  • Madera: 2 días
  • Paño de tela: 2 días
  • Cristal: 4 días
  • Cubrebocas: 7 días (Con 0.1% del virus)

Sin embargo, en opinión de la científica mexicana, esos datos solo son válidos en condiciones específicas, pues los estudios están realizados en un ambiente controlado, con temperatura ambiente y humedad determinadas.

Por eso, la permanencia no puede aplicarse de la misma manera en todas las superficies, porque depende de sus propias condiciones, no es una regla.

“La información que se da [en el artículo de N Engl J Med ] no es mentira, no es información falsa o incompleta, pero está hecha bajo un contexto particular y así es como se tiene que tomar”.

La científica señala que no se puede aplicar la información científica directamente a todos los aspectos de la vida porque para hacer esa estimación, previamente hay que conocer el contexto y las condiciones de la superficie. Por eso, ante la duda, la mejor recomendación es el lavado de manos para evitar contagios.

Mezclas para limpiar

Existen combinaciones de jabón, alcohol y cloro que pueden ayudar a eliminar el virus. Por ejemplo, para trapear pisos o limpiar paredes se puede usar en una solución diluida de 20 mililitros en un litro de agua, pero no debe mezclarse con otros productos de limpieza, y el área debe ser ventilada. Lo que sí se puede hacer es limpiar con cloro, dejar que se evapore el agua y posteriormente trapear con un limpiador multiusos.

Lee también: Cloro con vinagre y otras mezclas peligrosas que debemos evitar al limpiar

Los jabones líquidos resultan adecuados para limpieza de manos, puertas, paredes y demás, y el alcohol, aunque es muy efectivo, a largo plazo puede generar algunos problemas como dermatitis.

 

 

--
POB/LFJ