Texto: Dania Corona

Huamantla, Tlax. La contingencia sanitaria por Covid-19 ha afectado muchos sectores, uno de ellos es el turístico; en La Malinche ya no hay afluencia de visitantes como antes, y a los perritos guías, sin entender lo que pasa, les cuesta encontrar alimento.

La Fundación Peluditos de la Calle A.C. se encuentra ayudando y rescatando específicamente a esos “lomitos”, pues no sólo son los perros guías los afectados por la falta de visitantes, sino, que muchas familias consideran que uno de los lugares idóneos para abandonar a sus mascotas es justamente la montaña.

Foto: Escenario Tlaxcala/Cortesía

Por otro lado, el encargado de esta fundación, Luis López Vargas, mencionó que durante la pandemia, ha disminuido el número de adopciones, y aunque tiene perros de razas pequeñas, no han tenido tan buena suerte, pues mucha gente tiene que priorizar otros gastos, los cuales no contemplan la alimentación de una nueva mascota.

Señaló que también han relucido dos situaciones preocupantes en torno al abandono: la económica y la falta de información.

“En la parte económica me ha contactado mucha gente que ya no puede tener a sus mascotas, por lo que nos piden que los resguardemos o les busquemos casa, argumentando que se han visto afectados y no pueden seguir manteniéndolos, me dicen, ‘si no tenemos trabajo y apenas nosotros tenemos para comer pues menos vamos a tener para comprar croquetas o lo que ellos requieran’. Luego está la otra, la falta de información, mucha gente desgraciadamente desconoce que el coronavirus que está afectando mundialmente no se transmite de perro a humano, ellos sí pueden enfermar de un coronavirus, pero no es el mismo; estaba viendo que difunden información erróneamente y pues la gente se alarma, muchos perros desgraciadamente los sacaron vilmente a la calle por el temor de que los fueran a infectar, lo que representa un crecimiento de la población canina en la vía pública”.

Mencionó que, afortunadamente en Tlaxcala, existen varios albergues y personas que se dedican a rescatar a perros en la calle, por lo que él decidió enfocarse durante la pandemia en ayudar a los perros de La Malinche:

“Esencialmente los perros de montaña ahorita con la pandemia se han visto muy afectados; por ejemplo, yo tengo mucho contacto con los perros guías, entonces buscan o buscaban antes de la contingencia ganar su alimento, acompañando a la gente a la cima o guiándolos, muchas personas han hablado muy bien de ellos, que si no hubiera sido por su ayuda, se hubieran perdido”.

Hasta el momento, Luis ha rescatado, brindado alimento e inclusive dado atención médica a estos perros; él tiene un acuerdo con el Centro Vacacional, si llega un perrito nuevo, se encargará de bajarlo y buscarle casa, esto con la finalidad de que no se vuelva un problema en la montaña, pues podría alterar la zona ecológica o su fauna, pues al no tener quien los alimente podrían cazar animales endémicos.

Foto: Escenario Tlaxcala/Cortesía

Esta fundación se solventa de las donaciones, descuentos en veterinarias, así como de una parte del salario de Luis, y cuenta con una población alrededor de 46 perros, los cuales, son menos de los que había antes de la pandemia, pero no es reflejo de la adopción, sino que muchos de ellos han llegado a la edad adulta máxima y han muerto por causas naturales, además de que también se han concentrado en rescatar perros en situaciones muy graves.

La fundación también se ha visto afectada por el incremento del precio a los productos de limpieza, los cuales, son cruciales para tener un espacio digno para la convivencia de los animales y quienes tienen contacto con ellos.

Por último, Luis señaló que esta pandemia debe dejar enseñanzas en las personas:

“El otro día subí un bulto de alimento a La Malinche y tuve la dicha de ver un coyote, cosa que es bien difícil, quieras o no, nosotros afectamos la parte natural de ellos, y al no invadir sus espacios, ellos andan libremente. La gente debe tener conciencia en no abandonar, y tomar decisiones pensadas a futuro porque el mexicano tiene un gran defecto, piensa a corto plazo, pero nunca piensa a largo plazo, lo más importante es que se ponga a pensar en la naturaleza; estos meses le hemos dado un respiro increíble y deberíamos continuar así, respetando”.


ESTE CONTENIDO SE PUBLICÓ ORIGINALMENTE EN ESCENARIO TLAXCALA Y POBLANERÍAS LO REPRODUCE, CON EL PERMISO DE SUS AUTORES.

 

 

--
POB/LFJ