Para evitar la propagación del virus SARS-CoV2 que provoca la Covid-19, el gobierno del estado ha decretado la suspensión de la venta de alimentos preparados y bebidas no alcohólicas en establecimientos fijos durante el tiempo que dure la pandemia.

Así, el decreto –publicado en el Periódico Oficial del Estado el 1 de mayo– indica que la venta de alimentos en restaurantes, fondas, cafeterías, loncherías, cocinas económicas, solo podrá realizarse a través de entregas a domicilio.

Además, la preparación de alimentos y bebidas no alcohólicas en estos establecimientos deberá cumplir con las medidas mínimas de seguridad sanitaria y ordena que las personas encargadas de elaborar los alimentos se apliquen alcoholgel antes de cada atención y usen cubrebocas.

De acuerdo al documento, la persona que entrega o el repartidor también deberá utilizar gel y cubrebocas antes de dar el pedido.

Según el decreto, estas disposiciones estarán vigentes durante el tiempo que dure la pandemia.

 

 

 

--
POB/LFJ