Durante la emergencia sanitaria por Covid-19, en Puebla se han registrado 20 suicidios, prácticamente uno cada tercer día, de acuerdo al conteo hemerográfico realizado por el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (IGAVIM).

El confinamiento que mantienen millones de personas en el mundo abre una posibilidad para convivir con la familia, pero también puede motivar situaciones de estrés, depresión, ansiedad u otros trastornos, ante un ambiente de incertidumbre y desconcierto.

Atender la salud mental y su bienestar psicosocial en estos momentos es tan importante como cuidar la salud física.

¿Cómo cuidar la salud mental?

💡 Trata de mantener tu rutina: De acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Clínica Mayo, mantener un horario regular es importante para mantener la salud mental, pues es un procedimiento que puede hacer sentir que tienes más control.

💡 Limita tu exposición a noticias sobre coronavirus: El «bombardeo» de información puede contribuir al miedo sobre esta enfermedad. Limita el uso de medios sociales que puedan exponerte a rumores e información falsa pero infórmate frecuentemente en fuentes confiables como la página de la Secretaría de Salud o la OMS.

💡 Mantente ocupado. Una distracción puede alejarte del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad y la depresión. Disfruta de pasatiempos que puedas hacer en casa, identifica un nuevo proyecto u organiza ese armario como te prometiste hacer algún día. Hacer algo positivo para controlar la ansiedad es una estrategia sana de afrontamiento.

💡 Usa tus valores morales o tu vida espiritual como apoyo. Si tus creencias te dan fuerza, pueden brindarte consuelo en momentos difíciles.

💡 Establece prioridades. No te abrumes creando una lista de cosas que te cambiarán la vida y que quieres lograr mientras estás quedándote en casa. Fija metas razonables todos los días, y haz un esquema de los pasos para lograrlas. Toma en cuenta que algunos días serán mejores que otros.

El estrés es una reacción psicológica y física normal a las exigencias de la vida. Sin embargo, la incertidumbre y el confinamiento, pueden afectar más allá de la capacidad de afrontamiento.

Muchas personas pueden presentar trastornos de salud mental, como síntomas de ansiedad y depresión, durante este momento. Los sentimientos pueden cambiar con el tiempo, de acuerdo con expertos de la Clínica Mayo.

Por eso, si notas que, pese a tus mejores esfuerzos, continúas sintiéndote triste, desamparado, enojado, con miedo, irritable, ansioso; o tengas problemas para concentrarte en tareas rutinarias, cambios en el apetito, dolores en el cuerpo o dificultad para dormir, es momento de pedir ayuda. 

¿Dónde solicito ayuda?

A nivel nacional, está la línea de atención psicológica llamada Línea de la Vida y puedes comunicarte al teléfono: 800 911 2000. 

En Puebla, la Secretaría de Salud del Estado también cuenta con la línea telefónica 800 22 86 43 19 donde se ofrece apoyo psicológico a quienes padezcan depresión, ansiedad o tengan sentimientos de tristeza, miedo o angustia.

La Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) habilitó un call center para dar atención a aquellas personas en crisis emocionales y en caso de que se requiera, su canalización con un terapeuta, psicólogo o grupo de ayuda. Puedes comunicarte a los teléfonos: 222 229 9429 o al 222 229 9400 extensión 2216.

La Facultad de Psicología de la UNAM también lanzó el conmutador virtual del Programa de Atención Psicológica a Distancia a través del número 55 5025 0855.

O bien, la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria tiene un servicio de apoyo espiritual llamado Línea de la Oración disponible en el número 222 264 3566.


POB/LFJ