A partir del 1 de junio, el inicio de las actividades en México estará regido por un sistema de semáforo de alerta sanitaria semanal que será dictada por los gobiernos federal y estatal, que referirá el momento de su apertura.

En Puebla, la reapertura será gradual, ordenada y condicionada al número de contagios, de acuerdo a lo que explicó Olivia Salomón, titular de la Secretaría de Economía.

Debido a que el estado tiene acumulados más de 3 mil casos de Covid-19, del 1 al 14 de junio, se mantiene la alerta máxima para el estado y se extienden el confinamiento y las medidas de sana distancia.

Medidas de seguridad

Será de acuerdo al nivel de contagio que el semáforo cambie de colores para que disminuyan las restricciones. Es decir, las actividades “cotidianas”, los servicios de entretenimiento y la apertura de espacios públicos y de recreación como cines, bares, antros y plazas comerciales abrirán si las condiciones de contagio así lo permiten.

Aunque existen estimaciones realizadas por la federación, con base en las proyecciones de la pandemia en México, será en el mes de agosto cuando pudieran haber condiciones que permitan que el semáforo baje a color verde; sin embargo, se reitera que está ligado al número de casos que pudieran existir para ese entonces.

Los colores del semáforo y niveles de riesgo para las regiones cambiarán de acuerdo al número de casos activos, número de casos sospechosos, nivel de marginación social, infraestructura hospitalaria, densidad poblacional y colindancia.

Etapas de la "nueva normalidad" presentadas por el gobierno federal.

Sistema de Monitoreo Regional

En la llamada “nueva normalidad”, la autoridad federal ha diseñado estrategias de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas. Bajo este escenario, los estados serán los vigilantes de su epidemiología.

En Puebla se ha diseñado el sistema de monitoreo regional que agrupa a los 217 municipios y los ubica en un nivel del semáforo. Jesús Ramírez Díaz, subsecretario de Transparencia y Gobierno digital presentó este sistema con el que semana a semana, se informará sobre el color de cada región y se determinarán las actividades a reanudar.

Aunque del 1 al 14 de junio, el estado permanecerá alerta máxima, según el sistema de monitoreo regional COVID Puebla, este es el estado que guardan las regiones al 2 de junio:

1 Sur-Poniente:Integrada por 42 municipios y con cabecera en Izúcar de Matamoros, se encuentra en amarillo, lo que significa que está en fase de riesgo medio, con una tendencia estable.

2Sur- Oriente:Integrada por 28 municipios y con cabecera en Tehuacán, se encuentra en naranja, lo que significa que está en fase de riesgo algo, con una tendencia al alza.

3 Centro: Integrada por 45 municipios y con cabecera en Puebla, se encuentra en rojo, lo que significa que está en fase de riesgo máximo, con una tendencia al alza.

4 Centro- Oriente:Integrada por 35 municipios y con cabecera en Tecamachalco, se encuentra en naranja, lo que significa que está en fase de riesgo alto, con una tendencia estable.

5 Norte:Integrada por 37 municipios y con cabecera en Zacatlán, se encuentra en naranja, lo que significa que está en fase de riesgo alto, con una tendencia al alza.

6 Nororiente: Integrada por 30 municipios y con cabecera en Teziutlán, se encuentra en amarillo, lo que significa que está en fase de riesgo medio, con una tendencia estable.

Para ver los municipios de cada región, da clic aquí.

¿Qué se reactiva? 

Olivia Salomón reiteró que del 1 al 14 de junio se mantiene la suspensión de todas las actividades no esenciales; si al concluir este periodo el semáforo continúa en rojo, las medidas de confinamiento continuarán.

Será en estos escenarios cuando se permita la apertura de:

*Semáforo naranja: Tiendas departamentales y pequeños comercios.

*Semáforo amarillo: Gimnasios, boliche y billares.

*Semáforo verde:  Balnearios, baños públicos, eventos deportivos y conciertos.

A partir del 15 de junio abrirán la industria automotriz y de la construcción con el 30 por ciento de su plantilla, de forma gradual y con turnos escalonados. Las áreas administrativas trabajarán en un esquema de trabajo en casa.

También abrirán cafés y restaurantes solo con servicios en terrazas y patios. Se permitirá  un aforo reducido al 30 por ciento.

Se reactiva el sector hotelero con servicios de hospedaje a un 30 por ciento y con el cierre de espacios comunes. Se excluye a las plataformas de hospedaje extra hotelero.

También se permitirá la apertura de parques y deportes individuales al aire libre con aforo reducido al 30 por ciento y sana distancia.

 

 

--
POB/LFJ