La Comisión Federal de Electricidad (CFE) justificó el alza en las tarifas del servicio de luz asegurando que, en los meses de confinamiento, los usuarios han tenido un mayor consumo.

En conferencia de prensa, Martín Mendoza, director general de Suministro Básico de CFE, explicó que compañía considera que los usuarios del sistema tienen cuatro usos esenciales: seguridad, higiene, alimentación y confort, de los cuales los primeros tres se han mantenido constantes durante la cuarentena, mientras que el cuarto ha tenido un incremento.

“Hay uno de ellos que es el confort, que nosotros lo segregamos obviamente, porque el confort no lo tiene toda la población. El confort está basado en televisores, computadoras, juegos electrónicos, algún equipo de deporte y lo que es el aire acondicionado en ciertas regiones del país”.

El funcionario opinó que las variaciones en los recibos están relacionados con el mayor consumo mensual del límite promedio permitido por las tarifas que tienen un subsidio.

Sobre las quejas de incrementos desproporcionados por el alto consumo, el funcionario aseguró que no corresponden al número de quejas recibidas; y puso de ejemplo el caso de Puebla, donde asegura que solo se han presentado 42 quejas de un total de 2 millones de clientes.

Poblanerías constató el caso de una persona que vive sola y su recibo de luz asciende a más de 12 mil pesos.

Sin embargo, las quejas por las altas tarifas continúan e incluso este 10 de junio ciudadanos marcharon a las instalaciones de la CFE en la 25 poniente, donde manifestaron su inconformidad.

Según la CFE, casi 80% de los hogares tienen una tarifa subsidiada; los hogares de la franja baja se les subsidia el 72% con un cobro de 80 centavos por cada kilowatt que consuman en el bimestre; los de consumo intermedio se les subsidia el 66% con un peso por cada kilowatt. Los hogares que excedan los consumos limitantes pagan 2.9 pesos de los 4 que le cuestan a la compañía.

 

 

--
POB/LFJ