Durante este fin de semana más de 75 ciudades en Estados Unidos se unieron para manifestarse tras los hechos ocurridos con George Flyod, aunado a ello se presentaron incendios de automóviles, daños y saqueos a negocios, por lo que se activó la Guardia Nacional en 15 estados y se impuso toque de queda en 40.

De acuerdo a medios locales, los protestantes se pronunciaban ante la “discriminación racial” que dicen vivir en Minnesota, y por ello denominan la situación como la “Paradoja de Minnesota”, al tratarse de una ciudad que demuestra una alta calidad de vida, pero con profundas diferencias raciales.

Hasta este fin de semana, se reportaron protestas en 75 ciudades de Estados Unidos, múltiples de estas han terminado en enfrentamientos con la policía, actos violentos y de vandalismo. Por dicho motivo, en 40 ciudades se impuso el toque de queda, lo que no ha frenado a los manifestantes.

Tal es el grado del impacto de los acontecimientos que ya señalan los hechos como los más graves que se reportan en el país desde 1968, cuando Martin Luter King fue ultimado. Incluso, a las protestas se unieron en solidaridad algunas ciudades fuera de Estados Unidos, tales como Berlín, Toronto y Londres.

El fallecimiento de Floyd, afroestadounidense de 46 años de edad, conmocionó a su país por la forma en la que se desencadenó, puesto que un policía le presionó el cuello con la rodilla durante ocho minutos al ser detenido por pagar en una tienda con un supuesto billete falso, la victima dijo ser claustrofóbico y poco a poco fue perdiendo la respiración hasta perder la vida.

Ataques a las afueras de la Casa Blanca

Este domingo, el presidente Donald Trump fue llevado de emergencia a un búnker secreto, debido a las manifestaciones cercanas a la Casa Blanca; los protestantes se enfrentaron a la policía, que les lanzó gas lacrimógeno, y posteriormente acordonaron la zona junto al Ejército. Incluso, medios reportaron altercados e incendios en un parque y una iglesia aledaños al recinto.

Al respecto, el mandatario nacional optó por atribuir los disturbios a la izquierda radical e incluso designará al movimiento “Antifa” como grupo terrorista; grupo antifascista que se opone a todas las formas de racismo y sexismo.

Los estragos de las manifestaciones

En múltiples casos comenzaron con protestas pacíficas, pero finalizaron con violencia, tal es el caso de Miami, donde las personas comenzaron a romper vidrios y la policía les lanzó bombas de humo.

Mientras que en Los Ángeles, los protestantes se enfrentaron a los elementos de seguridad y además saquearon tiendas de marcas populares, centros comerciales y otros establecimientos.

En Detroit se reportaron 80 personas detenidas y en Nueva York 100, mientras que en Birmingham derribaron un monumento confederado.

Además, tres personas han fallecido por las protestas. En Kentucky un hombre fue ultimado a balazos por la Guardia Nacional y la policía, quienes recibieron disparos desde una gran aglomeración de personas. En Iowa se presentaron dos homicidios dentro de las protestas, que aún se investigan.

--
POB/KPMG