OPINIÓN: Periodistas en la mira

andres-solis-columnas-headers-poblanerias

“Observe con atención el despliegue policiaco, no se ponga en medio de los manifestantes y la policía. Guarde una distancia prudente que le permita hacer su trabajo. Si crece la tensión comenzarán los gritos y empujones entre manifestantes y policías; por ningún motivo se acerque más de lo debido; evite ponerse en medio de los empujones o de lo contrario correrá el riesgo de recibir golpes”.1

Este párrafo es parte de las recomendaciones que hago a colegas periodistas cuando doy un taller de entrenamiento en coberturas de riesgo o cuando estamos haciendo un protocolo para la cobertura de movilizaciones sociales.

La primera premisa que les doy es:

“Recuerden que en una manifestación las y los periodistas nos convertimos en el enemigo común, porque nuestro trabajo es documentar los abusos de todas las partes involucradas”.

Muchas veces en este espacio he comentado los riesgos al cubrir movilizaciones sociales sin tener protocolos de seguridad y que van de agresiones verbales al robo o daños a equipos o materiales de trabajo, golpes, efectos negativos por el uso de gases, hasta lesiones graves con armas.

Quienes se manifiestan ven a la prensa como su enemigo. La policía siempre nos ha visto de esa manera y cada manifestación donde hay algún o alguna colega afectada reitero lo mismo: hace falta entrenamiento y hacen falta protocolos de cobertura.

Pero también vemos que, en cada movilización social, lo que se pretende es vulnerar el derecho de periodistas de cumplir con nuestro trabajo informativo y con ello se lesiona el derecho de la sociedad a recibir la información de interés que surja de una manifestación, una marcha o un mitin.

Los gobiernos han demostrado que les sirve obstaculizar la labor de periodistas en este tipo de hechos que se dan además en el espacio pública.

Son actos autoritarios de los gobiernos obstruir la labor de la prensa, tapar las lentes de las cámaras, hacer cercos para impedir que las y los periodistas tengamos acceso a lugares donde se está golpeando y deteniendo a manifestantes.

Pero también son actos arbitrarios de la autoridad bloquear las señales satelitales y de telefonía celular para que no podamos enviar nuestra información en tiempo real a nuestras redacciones.

Los más claros ejemplos de esto son las ya permanentes agresiones de la policía en contra de periodistas que están cubriendo y documentando las manifestaciones en Estados Unidos, luego del enésimo asesinato de un ciudadano a manos de la policía por uso excesivo de la fuerza.

Cada día vemos colegas que son llevados a prisión, que reciben golpes de balas de goma o de toletes; que son desplazados de las calles por los escudos de los policías antimotines y al menos una reportera podría perder un ojo luego de recibir una bala de goma.

Brutalidad policiaca que se ha visto antes.

En México las agresiones contra la prensa han estado en todas las manifestaciones y movilizaciones sociales y se exacerbaron en 2019 durante las coberturas de las marchas feministas.

Un caso reciente el de hace un par de semanas en la ciudad de Toluca, capital del Estado de México, donde policías municipales agredieron y obligaron a fotoperiodistas a borrar las imágenes que habían captado durante una movilización social.

El ayuntamiento emanado de Morena que encabeza el ex panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez (quien ya había sido alcalde de Toluca) de inmediato ofreció diálogo con periodistas, pero sólo con unos cuántos y aún así, no cumplió esa reunión ni tampoco ha informado si sus policías golpeadores fueron castigados.

Y ese es el panorama que enfrentamos las y los periodistas a la hora de cubrir marchas y movilizaciones sociales. La falta de entrenamiento, capacitación y respaldo de nuestros medios, la desconfianza de quienes se manifiestan y el acoso permanente de policías que deberían de concentrarse en hacer su trabajo que incluye permitir que la prensa cumpla con el suyo.

1. SOLIS Álvarez, Andrés, “Manual de Autoprotección para Periodistas”, pp 84. México 2010.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Andrés Solís A. es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.

--
POB/LFJ