Conoce las plantas que purifican el aire de tu casa

Ellas transforman el dióxido de carbono y otras sustancias en oxígeno, lo cual mejora la calidad del aire y purifica el ambiente.

Tener plantas dentro del hogar es confortable. Llenan de vida, de alegría y de colores todos los espacios. Además, durante el confinamiento actual son una buena compañía gracias a su beneficios.

El mejor atributo de las plantas en realidad no se puede ver. Transforman el dióxido de carbono y otras sustancias en oxígeno, lo cual mejora la calidad del aire y purifica el ambiente. Sin embargo, algunas lo hacen mejor que otras.

Según la NASA, los contaminantes más comunes que filtran las plantas son: benceno, xileno, amoníaco, tricloroetileno y formaldehído.

Aún así, recomiendan tener en casa variedad de plantas, pues algunas de ellas son mejores que otras en eliminar ciertas sustancias químicas del aire.

Aquí en Poblanerías te compartimos cuales son las plantas más recomendadas por la NASA para purificar el aire del interior de tu casa:

Palmera de bambú (Raphis excelsa)

Puede crecer hasta tres metros de altura y sus hojas miden aproximadamente 30 cm de largo. Aún así, se siembra generalmente en macetas, como planta de interior. Requiere estar en un lugar con buena iluminación, pero sin sol directo.

Se encarga de eliminar del aire formaldehído, xileno y amoníaco.

Una palmera de bambú plantada en una maceta, frente a una pared blanca.
Foto: Sigrid Abalos/Pexels

Lengua de tigre (Sansevieria trifasciata)

Esta planta es muy resistente y sus hojas pueden alcanzar una longitud de 50 cm en maceta, sin embargo, crece lentamente. Es de interior, pero necesita mucha luz y estar en un temperatura entre 16º y 21º C.

Existen variedades de esta planta, con distintos matices de colores llamativos. La más popular tiene tonos verdes, amarillos y grisáceos.

Absorbe: benceno, xileno, tricloroetileno y formaldehído.

Una planta "Lengua de tigre", en una maceta negra, con fondo blanco.
Foto: Fabian Stroobants/Pexels

Poto o Potus (Epipremnum aureum)

Es una planta bastante conocida, atractiva por sus hojas en forma de corazón. No requiere de muchos cuidados, pues es resistente y se adapta con facilidad a temperaturas desde 17º a 30º C.

Sin embargo, es una planta venenosa al ingerirse, por lo que se debe mantener alejada de animales y niños pequeños.

Absorbe de manera eficaz: formaldehído, xileno y benceno.

Hojas verdes de la planta Poto, con gotas de agua sobre ellas.
Foto: Sohail na/Pexels

Espatifilo (Spathiphyllum sp.)

Las flores blancas de esta planta desprenden olores suaves y agradables, mientras brinda elegancia al hogar. Es igualmente resistente, ya que puede sobrevivir con poca agua y poca luz, en temperaturas superiores a 18º C.

Aunque, es preferible que tenga una buena iluminación para poder florecer y crecer correctamente. Pero sin sol directo, pues quema la planta.

Absorbe: amonio, el benceno, el formaldehído y el tricloroetileno.

La planta Espatifilio, también llamada flor de la paz. En el centro está la flor blanca con semillas dentro, y de fondo sus hojas verdes.
Foto: Dids/Pexels

Árbol del caucho (Ficus robusta)

Necesita de pocos cuidados, crece muy rápido y requiere de un buen espacio por su tamaño. Al ser cultivada en una maceta, crece hasta dos metros de altura.

Esta planta se encarga de mantener la humedad del ambiente. Debe mantenerse en temperaturas superiores a 14º C, pues es delicada ante el frío. También, requiere buena iluminación, sin luz directa.

Absorbe: formaldehído.

Un pequeño árbol de caucho en una maceta frente a una ventana, a contra luz. De fondo un callejón con escaleras.
Foto: Inga Seliverstova/Pexels

 

 

POB/JCSD