Reportes meteorológicos pronostican la entrada, a partir del 23 de junio, de una nube de polvo proveniente del desierto del Sahara.

Sin embargo, esto no representa un peligro para la población, señala el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y explica que este polvo llega año con año a México.

¿Qué es?

Las tormentas de arena y polvo son fenómenos meteorológicos comunes en las regiones áridas y semiáridas; la cantidad de polvo que circula por el mundo, depende de la intensidad del viento y concentración del mismo sobre África.

Según Cenapred, el polvo entra a México por las vertiente oriental y sureste. La sierra Madre oriental es una barrera natural para que no atraviese al centro del territorio, por lo que sólo pequeñas concentraciones logran llegar.

El polvo tiene un efecto directo en la cantidad de nubosidad y lluvias. Se espera que a partir del martes 23 de junio este polvo ingrese al país en concentraciones que no afecten a la población.

¿Cómo afecta?

El polvo del Sahara no representa un peligro para la población en México, su efecto es más directo en la cantidad de nubosidad y lluvias.

Una de las principales características o indicios del polvo africano es que el día se torna grisáceo, los atardeceres rojizos y hay escasa nubosidad.

Ante la presencia de polvo, puedes tomar las siguientes precauciones para minimizar los efectos:

☀️  Evitar exponerse a las altas concentraciones de polvo

🏠  Resguardarse en casa durante estos eventos
🌬️  Cerrar todas las entradas de aire a los cuartos durante las tormentas

😷  Si es necesario estar a la intemperie, utilizar lentes y cubrebocas o pañuelo (especialmente las personas propensas a las enfermedades respiratorias)

🗣️  No hagas caso a rumores, mantente informado sobre el tema a través de fuentes oficiales.

 

--
POB/LFJ