Existen personas que creen ser más inteligentes que todos los demás a su alrededor, seguramente conoces a alguien o quizá ese alguien seas tú. Esta autopercepción es un sesgo cognitivo, conocido en la psicología como “Efecto Dunning-Kruger”.

Las personas que padecen este efecto tienen una mentalidad rígida, ya que imponen sus ideas como si fueran verdades absolutas, en lugar de solo opinar o sugerir. Tienen una opinión acerca de todo y creen estar siempre en lo correcto, aún sin tener ningún conocimiento.

El origen del efecto

Los psicólogos y entonces profesores de la Universidad de Cornell, David Dunning y Justin Krudger, se dieron cuenta de lo común que es “creer saber más cuando se sabe menos”. Por ello, en el año 1999 decidieron comprobar su teoría.

Realizaron cuatro experimentos para analizar la habilidad de las personas en la gramática, el razonamiento lógico y el humor. Primero, los participantes estimaron su propio nivel de competencia en esas áreas y después hicieron unos exámenes para evaluar su verdadera habilidad.

Dunning y Kruger notaron que las personas más ignorantes son mucho menos conscientes de ello, no son capaces de reconocer su incompetencia y no suelen reconocer la competencia de otros. En cambio, las personas más inteligentes suelen subestimar sus habilidades y conocimientos.

El efecto disminuye a medida que las personas incrementan su nivel de competencia, pues de esa manera también se vuelven más conscientes de sus limitaciones.

¿Por qué sucede?

Para realizar correctamente una tarea, es necesario estar consciente de los conocimientos y habilidades que tienes sobre el tema. De esa manera, podrás calcular cómo será tu desempeño en la tarea.

Las personas que tienen muy poco o ningún conocimiento sobre algo, creen saber más sobre ello, pues no están conscientes de la cantidad de cosas que no saben, ni en qué se equivocan.

Por eso, creer que sabes todo lo que hay que saber te puede convertir en una persona de pensamientos cerrados, que rechaza nuevos conocimientos e impone ideas erróneas.

Si eres víctima del efecto, deshazte de él

Debes estar consciente que cometes errores y eso no es algo negativo. Los errores deben ser enfrentados para convertirlos en aprendizajes y así tener menos probabilidades de equivocarte en lo mismo.

Sobrestimar tus capacidades y conocimientos puede hacer que te equivoques mucho más seguido en los mismos temas o situaciones, pues no aceptas aprender realmente. Para cambiarlo, debes hacerte cargo de tus errores y malas decisiones, sin culpar a nadie más.

Además, es necesario que antes de expresar tus ideas, te informes correctamente. No olvides abrir tu mente a pensamientos y perspectivas diferentes, siempre con respeto. Recuerda, el efecto Dunning-Kruger es un sesgo cognitivo real y debes evitarlo.

 

 

 

--
POB/LFJ