Donald Trump, presidente de Estados Unidos, extendió hasta finales de 2020 la suspensión de los permisos de residencia –conocidos como  “green cards”– que se solicitan desde el extranjero y ordenó la congelación de varios tipos de visas de trabajo.

Esta decisión, según Trump, es para proteger los empleos estadounidenses; sin embargo, grupos empresariales y defensores de los derechos de los migrantes han manifestado su inconformidad, pues consideran que las restricciones dañarán la economía, y acusan a Trump de utilizar la crisis de salud para impulsar restricciones de inmigración innecesarias.

Con la suspensión de visas, se impedirá que trabajadores au pair, aquellos que ayudan a una familia a cuidar de los niños, hasta ingenieros de software, no puedan viajar legalmente y ocupar un empleo en Estados Unidos.

La medida afecta las siguientes visas:

Visa H-1B: Esta categoría de visa se aplica a las personas que quieren prestar servicios en un campo especializado, servicios de gran mérito y aptitudes distinguidas para los proyectos de desarrollo o investigación cooperativa con el Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés) o como modelo de alta costura o para publicidad.

Visa H-2B: Para trabajadores Temporales No Agrícola. Este tipo de visas está enfocado a empleados con o sin experiencia (no profesionales y sin un título académico) para trabajar en los Estados Unidos temporalmente en sectores como la jardinería, construcción, bosques, sembrar o cortar, personal para servicio de limpieza de hotel.

Visa J-1: El programa de visitante de intercambio “J” está diseñado para promover el intercambio de personas, conocimiento y habilidades en el campo de educación, artes y ciencias. Pueden participar estudiantes de todos los niveles académicos.

Visa L: Esta visa permite a empleadores estadounidenses a transferir un ejecutivo o gerente desde una de sus oficinas extranjeras afiliadas a una de sus oficinas en Estados Unidos. Esta clasificación permite igualmente a una compañía extranjera que aún no tiene una oficina afiliada en los Estados Unidos a enviar un ejecutivo o gerente a Estados Unidos con el propósito de establecer una oficina.

De acuerdo con las estimaciones oficiales, este tipo de medidas podría liberar hasta 525 mil empleos para los estadounidenses.

"Para asegurarnos de que primero estamos contratando estadounidenses, estamos haciendo una pausa en ciertas visas de no inmigrantes en los Estados Unidos, nuevamente con el propósito de asegurar que los estadounidenses puedan obtener trabajo aquí en los Estados Unidos", argumenta el gobierno de Trump.

Según el gobierno, la medida no afectará a quienes ya cuenten con alguna de las visas mencionadas, ni tampoco a los residentes permanentes en proceso de convertirse en ciudadanos.

 

 

--
POB/LFJ