Volkswagen de México realizó un reporte previo a regresar a labores en Puebla. Informó que, luego de más de 70 días donde solo el 5% de su personal asistió a la planta, 17 de sus colaboradores fallecieron; de los cuales 10 fueron por COVID-19 y 7 aún están en proceso de conocer la causa de muerte.

Steffen Reiche, presidente y CEO de la empresa en México aseveró que tomarán las más estrictas precauciones que ya estipularon, para que todos sus empleados las adopten como parte de su vida, dentro y fuera de la planta.

Asimismo, informaron que existen 9 casos activos de dicho virus entre sus colaboradores que no estuvieron asistiendo a la empresa, así como 3 sospechosos y 9 más que ya se recuperaron, entre las plantas de Puebla y Guanajuato.

En tanto, del 5% del personal que sí estuvo asistiendo a laborar, no se reporta ningún contagio, ni sospecha.

Además, comentaron que contemplan más de 100 medidas de higiene y prevención dentro de su plan de reinicio de actividades; así como un plan de contención y cercos sanitarios para los empleados que lleguen a las instalaciones con síntomas para que se puedan identificar a tiempo, aunque no informaron cuáles son.

 

___

POB/KPMG