Al 13 de julio, en el continente americano se han alcanzado 6.8 millones de casos y 288 mil muertes por COVID-19. Esto equivale a aproximadamente a la mitad de todos los casos y muertes reportados en todo el mundo. Durante la primera semana de julio, esta región reportó el 60% de todos los casos nuevos y el 64% de todas las muertes nuevas en el mundo, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En conferencia de prensa, el doctor Tedros Adhanom, director general de la OMS, afirmó que la pandemia está “lejos de terminar”, ya que tan solo en un día (12 de julio) se reportaron 230 mil casos de COVID-19 en el mundo; sin mencionar cuáles, dijo que 80% de los casos provienen de 10 países.

Consideró que “nunca es tarde” para tomar acciones decisivas y tener al virus bajo control; aunque, expresó que han habido mensajes mezclados por parte de los líderes que causan desconfianza y desinformación a ciudadanos, señalando que el gobierno debe de tener buena comunicación con la gente para poder controlar y reducir los casos de contagio.

Recalcó que no es fácil controlar la pandemia y más cuando hay otros problemas que resolver dentro del gobierno de cada país, como la economía y la educación; sin embargo, sí se puede y se debe, ya que hay países que lo están logrando

“No habrá regreso a la ‘vieja normalidad’ en un futuro previsible, pero que tendremos que vivir en una nueva normalidad en el futuro”

Michael Ryan, director ejecutivo, opinó que la sociedad deberá aprender a vivir con el virus, porque erradicarlo en los próximos meses “no es realista”.

 

 

 

--
POB/LFJ