El gobierno de Puebla buscará que el Parque Estatal Flor del Bosque, ubicado en el municipio de Amozoc, sea certificado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC).

Mediante un acuerdo publicado en el Periódico Oficial, se instruyó a la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial para que promueva ante la SEMARNAT la protección de 687 hectáreas que conforman la zona

Esta certificación implicaría que Flor del Bosque se convierta en un espacio de interés público dedicado a acciones de preservación de los ecosistemas y su biodiversidad, por lo que no puede entregarse a particulares.

El Parque Estatal que lleva por nombre “General Lázaro Cárdenas” fue remodelado en 2016 con una inversión de 146 millones de pesos donde le instalaron algunas amenidades como gotcha, rappel, tirolesa y caminos para ciclismo de montaña.

Según el gobierno estatal, en Flor del Bosque hay más de 160 mil árboles, con mayoría de encino y pino; y habitan especies como venados, zorros, coyotes y pecaríes.

Uso inmobiliario

En la periferia de Flor del Bosque se han construido en los últimos ocho años desarrollos inmobiliarios, siendo el principal “Haras Ciudad Ecológica” que se describe como un “proyecto para crear residencias familiares aprovechando los recursos naturales de la zona, procurando siempre el respeto al entorno ecológico”.

Alrededor se encuentran los fraccionamientos: “El Bosque Residencial”, “Campestre Haras del Bosque”, “Haras La Joya”, Haras Acres”, “Quintas Ecuestres”, la escuela de futbol de Barcelona FC y el parque funerario “Bosque Eterno”.

Los precios de las propiedades, de acuerdo con varios portales inmobiliarios, oscilan entre 1.7 millones de pesos y 3.5 millones de pesos, dependiendo de la ubicación, número de recámaras y amenidades del fraccionamiento.

Vista aérea al desarrollo inmobiliario en las inmediaciones de Flor del Bosque. Foto: Agencia Enfoque

El desarrollo inmobiliario tomó parte de la agenda gubernamental cuando, en agosto de 2018, a un mes de concluir su periodo, la LIX Legislatura del Congreso local –de mayoría panista– autorizó al gobierno la permuta de hectáreas.

En el decreto enviado por José Antonio Gali Fayad, se establecía que el gobierno recibiría 46 hectáreas y entregaría a cambio 42 hectáreas al empresario inmobiliario Carlos Enrique Rafael Haghenbeck Cámara.

Esta decisión fue criticada por grupos ambientalistas de Puebla quienes consideraron que la zona sería privatizada favoreciendo el desarrollo inmobiliario. Incluso se hizo un exhorto desde el Congreso de la Unión.

En respuesta, Rodrigo Riestra, quien fungía como secretario de Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial, aseguró que en el intercambio, el gobierno estatal iba a ganar hectáreas de “mayor vegetación” pues las que se entregaron tenían “más presión urbana” al estar cerca de viviendas.

Supuestos negocios

Al haber cambio en el Congreso local, los diputados de la LX, de mayoría de Morena, acusaron que la permuta sí tenía como objetivo el desarrollo inmobiliario de la zona y aseguraron que lo echarían abajo.

Nueve meses después del decreto, Emilio Maurer, diputado de Morena, señaló que no existía registro de inscripción, ni testimonio notarial de las hectáreas que el gobierno de Puebla entregó al desarrollador inmobiliario y acusó que la entonces Secretaría de Finanzas y Administración no había entregado la escritura pública del contrato.

Aunque Flor del Bosque pertenece a Amozoc, se ubica a unos 10 kilómetros del Centro de Puebla. Foto: Agencia Enfoque.

Sin embargo, pese a estos señalamientos, el decreto mantiene hasta el 2020, aunque el gobernador Miguel Barbosa ya solicitó su abrogación a través de un decreto que ya recibió el Congreso local.

En conferencia de prensa, Miguel Barbosa aseguró que la permuta aprobada en 2018 se debió a “negocios privados” y que en su gobierno “no hay de eso”.

“Teníamos que actuar así. En Flor del Bosque había una permuta para beneficiar intereses privados y eso ya se acabó. Hay que hacer una preservación de la reserva y es lo que necesitamos”.

Con la abrogación de la permuta, el particular deberá devolver las 42 hectáreas y recibirá las 46 que cedió en 2018.

De aprobarse la certificación para ser Área Destinada Voluntariamente a la Conservación, Flor del Bosque tendrá características biológicas y ecológicas similares a las de una Reserva de la Biósfera, Parque Nacional o Área de Protección de Flora y Fauna.

 

 

--
POB/LFJ