El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla reiteró a sus derechohabientes que, en todas las Unidades de Medicina Familiar (UMF), colocaron unidades especiales (TRIAGE) con el fin de atender a pacientes que sospechen haberse contagiado de COVID-19.

Por ello, invitan a la población a monitorear con constancia su estado de salud, y de presentar síntomas como tos, fiebre y/o dolor de cabeza será necesario acudir a la UMF correspondiente, donde el médico especialista en turno determinará si se debe de tomar la muestra para detectar el virus.

Lo anterior, debido a que no todos los pacientes son candidatos, pues los grupos prioritarios son las personas mayores de 65 años, embrazadas, pacientes con enfermedades crónicas, con VIH o algún factor de comorbilidad, de acuerdo a la coordinadora auxiliar de Vigilancia Epidemiológica en Puebla, Nataly Tlecuitl Mendoza.

Independientemente a ello, los médicos tienen la responsabilidad de indicarle a los pacientes sospechosos que se resguarden en sus hogares bajo protocolos de aislamiento, durante 14 días para evitar la propagación del virus.

En tanto, para las pruebas que se realizan permiten detectar un fragmento del material genético de un patógeno (PCR), por lo que al no tratarse de una prueba rápida se tiene un promedio de tres a cuatro días para la entrega de resultados.

__

POB/KPM