OPINIÓN: Periodistas, ¿por qué se alejan de las aulas?

andres-solis-columnas-headers-poblanerias

La semana pasada comentaba sobre las deficiencias que hay en la formación profesional de periodistas y el rezago que existe en los planes de estudio de las universidades y escuelas de educación superior.

La brecha entre las universidades y la vida profesional parece que va creciendo y eso no es buena noticia para el periodismo.

Que las universidades no ayuden lo suficiente a formar buenos periodistas no significa, como dije la semana pasada, que sean las únicas responsables. La otra parte de la responsabilidad está entre las empresas de medios y quienes nos dedicamos a esta actividad.

En 2008, durante la conferencia de la Asociación Mundial de Periódicos, varios de los dueños y directivos de los medios más importantes del mundo reclamaban lo mismo: “¿por qué debemos capacitar a nuestros periodistas si después se van a ir con la competencia?”

Yo estuve en esa sesión y me pareció triste ese argumento. Doce años después parece que sigue vigente esa visión de los empresarios de no querer invertir en la formación de sus periodistas.

Varias veces he propuesto a directivos de medios que hagamos talleres de autoprotección y coberturas de riesgo. En una década de impartir este tipo de talleres sólo un medio lo ha hecho. Obvio que los medios grandes ni siquiera responden la llamada o el correo.

Tenemos culpa

La otra parte de responsabilidad es la nuestra, la de quienes hacemos periodismo.

Es difícil saber cuántos y cuántas colegas buscan capacitarse, pero por lo que me ha tocado ver y escuchar en charlas y en los años que llevo dando cursos y talleres, son pocas personas las que buscan su formación continua.

No hay suficientes maestrías y las pocas que hay son caras para el salario de un reportero o reportera.

Hay talleres, cursos, diplomados, a los que asisten pocos porque hay que pagar cuotas de inscripción.

Que un taller sea gratuito tampoco garantiza que haya participación de colegas, porque los horarios son el gran obstáculo para quienes tienen que cumplir con una cuota de notas diarias.

Pero lo que hay que destacar es que también hay desinterés entre colegas. Hay quienes no creen que es importante capacitarse, aprender herramientas y cosas nuevas porque creen que lo saben todo.

No sabemos todo y eso es lo que nos ayuda a hacer mejor nuestro trabajo, porque nos obliga a investigar, a buscar las fuentes de información precisas. Reportear sólo desde lo que sí sabemos es peligroso e irresponsable.

La capacitación continua en esta profesión, como en cualquier otra, nos hace mejores profesionales y nos da habilidades que pueden adaptarse a los diferentes entornos que nos toca vivir.

La capacitación nos hace mejores y nos ayuda además a cumplir con una misión más importante que es serle útil a la sociedad, porque la sociedad merece mejores medios y mejores periodistas.

Pueden contactarme en Twitter, a través de:

Andrés Solís A. es periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”.

--
POB/LFJ