Un estudio realizado por Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), asegura que algunos de los embutidos populares en México no son lo que nos muestran en sus etiquetas y empaques.

Los embutidos son aquellos productos derivados y preparados a partir de carnes autorizadas, que se pueden someter a un proceso de curación y adicionadas de despojos comestibles, productos vegetales, condimentos y especias.

Las salchichas son parte de ellos y también de la dieta diaria del mexicano, así aseguró el Consejo Mexicano de la Carne.

Las salchichas y los jamones son las categorías más consumidas alcanzando alrededor del 90% del total de la producción de las carnes frías con consumo per cápita de 8 kg anuales, de los cuales 4 kg son de salchichas y 4 de carnes frías”, dijo Carla Suárez, presidenta del Consejo Mexicano de Carne.

En el estudio de la Profeco, publicado en la Revista del Consumidor en la edición de agosto 2020, se encargaron de analizar 57 marcas de salchichas para determinar características de los productos y además desmentir o verificar información que las marcas proporcionan a los usuarios en sus empaques.

Los tipos de salchichas que se incluyeron en el estudio de la Profeco fueron de pavo, Viena, pechuga de pavo, para hot-dog y para asar, y se evaluó la calidad sanitaria, grasa, fécula, humedad, sodio, proteína, información al consumidor y tipo de carne.

Hablando de la proteína que contienen las diferentes marcas, se concluyó que 28 de las 57 marcas contienen menos del 9.5% la proteína que establece la norma NMX-F-065-1984, la cual no es obligatoria, pero marca un parámetro mínimo de calidad.

De las marcas de salchichas analizadas encontraron que son más agua que carne, ya que encontraron un 50-74% de agua en los productos, siendo la marca Casa López salchicha de pavo y Peñaranda salchicha de pechuga de pavo las que más contienen.

Son altas en sodio, ya que el proceso de curado, los conservadores y la sal hacen que la salchicha contenga sodio. Y se encontró que las salchichas analizadas contienen entre 595.6 y 1014.6 mg de sodio en 100 g de salchicha.

Es importante saber que el primer ingrediente que declare una salchicha es el que deberá tener en mayor cantidad, si es que es de más de un ingrediente, por lo que también se pudo determinar que muchas de las marcas mienten sobre de qué están hechas.

Además de que exhibieron las marcas que no contienen el gramaje que dicen tener en el empaque. Y concluyeron con que el producto más engañoso es FUD Cuida-T salchichas de pavo, ya que dice ser de pavo, pero también contiene pollo y tiene la misma cantidad de sodio y grasa que el producto regular, por lo que incumplen sus leyendas “reducido en sodio” y “reducido en grasa”.

"Los productos que han sido encontrados en el mercado están siendo inmovilizados por incumplimiento a las normas aplicables, fueron sujetos a actos administrativos y están en proceso de la sanción que en su caso corresponda", aseveran.

Aquí, los resultados del estudio:

 

__

POB/KPM