Una investigación de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP relaciona el consumo y la exposición al cadmio con el desarrollo de la diabetes.

La investigación a cargo de Víctor Enrique Sarmiento Ortega, estudiante del Doctorado en Ciencias Químicas indica que los mecanismos moleculares de metales pesados, en este caso el cadmio, puede inducir diabetes en el organismo de una persona.

Como parte de los hallazgos en el laboratorio, informó que descubrieron que dosis bajas de cadmio (que no son consideradas tóxicas) pueden producir el mismo efecto que estar expuesto a altas exposiciones del metal, es decir el desarrollo de la enfermedad.

Explicó que en el laboratorio han realizado pruebas en ratas con diabetes producida por altas cantidades de cadmio y los resultados demostraron que el uso de la metformina, fármaco muy usado para tratar la enfermedad, no les ayudaba a tener alguna mejora.

Entre los avances de esta investigación, la cual desarrolla para obtener el grado de doctor, señaló que se ha descubierto que el cadmio produce a nivel celular estrés oxidativo e inflamación, situación similar a lo que provoca la diabetes por dieta hipercalórica; sin embargo, es diferente el mecanismo con el que estas alteraciones se desarrollan en el cuerpo.

“El cadmio llega a las células y a través de distintos mecanismos moleculares produce estrés oxidativo, el cual a su vez genera inflamación y esto deriva en el desarrollo de la enfermedad; además, este metal se acumula en otros tejidos como el hígado, páncreas y riñón, lo que puede propiciar otras complicaciones metabólicas como hígado graso no alcohólico, dislipidemias, agotamiento pancreático y daño renal”, explicó.

Apartir de conocer las afectaciones que provoca el cadmio en el organismo, se les administró a las ratas antiinflamatorios y antioxidantes, lo cual tuvo resultados favorables y demostró una mejora con respecto a su estado de la enfermedad.

Sin embargo, tanto los antiinflamatorios como los antioxidantes no se utilizan como fármacos de elección para tratar la diabetes, por lo que lo ideal sería que a un paciente se le hicieran pruebas para determinar si estuvo expuesto a cadmio, conocer si vive cerca del volcán o si trabaja en el área de la metalurgia, y con base en esa información determinar el mejor tratamiento farmacológico a seguir.

“A nivel mundial el cadmio es el séptimo contaminante más tóxico que existe, además de que es un metal que está presente en la metalurgia, la producción de pilas, los cigarros, las cenizas que expulsan los volcanes y el agua que consumimos, por lo que todos estamos expuestos a este, en mayor o menor concentración”.

Actualmente las pruebas para cuantificar el cadmio y saber si la persona estuvo expuesta a este no se hacen en la parte clínica, debido a que se desconoce que la diabetes puede ser producida por altas concentraciones de este metal, lo cual sería de gran utilidad para conocer el origen de la enfermedad en los pacientes y cómo tratarla.

Estos resultados de investigación han sido publicados en las revistas de alto impacto Toxics, Toxicology letters, Archives of Biochemestry and biophysics.

Exposición

El cadmio es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre. Todos los suelos y las rocas, entre ellos el carbón y los fertilizantes minerales, contienen algo de cadmio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el cadmio tiene efectos tóxicos en los riñones y en los sistemas óseo y respiratorio; además, está clasificado como carcinógeno para los seres humanos.

La OMS señala que la exposición humana al cadmio se produce en mayor medida a través del consumo de alimentos contaminados, la inhalación activa y pasiva del humo del tabaco, y la inhalación en el caso de los trabajadores de la industria de metales no ferrosos.

Cadmio en alimentos

El cadmio puede recorrer grandes distancias desde la fuente de emisión a través del aire. Se acumula rápidamente en muchos organismos, principalmente moluscos y crustáceos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó un informe donde detalla que algunos derivados del cacao contienen cadmio.

También se pueden encontrar concentraciones, aunque más bajas, en vegetales, cereales y tubérculos ricos en almidón.

 

 

 

--
POB/LFJ