La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), María Fabiola Alanís Sálamo, aseguró que sólo se sentencia al 1% de los responsables de feminicidios cometidos en Puebla.

Durante la primera sesión del Sistema Estatal para Prevenir y Erradicar la Violencia de Género contra las Mujeres, la comisionada dijo que apenas el 5% de las carpetas de investigación por este crimen se judicializan.

Por esta razón, solicitó una mesa de trabajo conjunta con el gobierno del estado y la Fiscalía local para revisar las características de los feminicidios y homicidios dolosos cometidos contra mujeres del estado.

Pero sus cifras fueron minimizadas por el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, quien aseguró —sin ofrecer ningún respaldo estadístico que sostenga sus dichos— que el 80% de los 36 feminicidios registrados en los primeros seis meses del año han sido esclarecidos.

"No es cierto que el 5 por ciento se resuelva. En el año llevamos 38 casos (sic) de feminicidios y hemos resuelto el 80%. Aquí en Puebla no hay impunidad. Sí hay casos de feminicidios, pero no impunidad. Y son datos que puede corroborar en el Consejo Nacional de Seguridad Pública”, soltó.

El gobernador ha sostenido que los últimos feminicidios han sido resueltos en su totalidad. Pero el feminicidio de Angie Michelle, del que se desconoce el número de aprehendidos y los delitos por los cuales fueron vinculados, supone que el supuesto esclarecimiento de estos casos, no deriva plenamente en una sentencia.

De hecho, la Fiscalía General del Estado (FGE) es más bien opaca al informar sobre la detención de presuntos feminicidas.

El 20 de mayo, por ejemplo, emitió un comunicado que abundaba sobre el el tipo de arma y el lugar en el que se cometieron los 25 feminicidios registrados hasta abril, pero no mencionó una sola palabra sobre los presuntos responsables.

Pese a ello, el gobernador acusó a la titular de la Conavim de ofrecer datos “malintencionados” e, incluso, dijo que había sido engañada al sostener que cuando menos el 95% de los crímenes permanecen impunes.

"Hemos aclarado feminicidios verdaderamente atroces y nos falta por aclarar (algunos), claro que sí, pero en Puebla no hay impunidad. Y acepto sentarme con ustedes o con quien sea para revisar las carpetas, y pido mayor interés de la Federación. A mí la Federación no me ayuda en nada, en nada me ayuda. Y ojalá me ayude más la Federación en todo el asunto de seguridad en Puebla”, reprochó.

Al aducir que “en su enorme mayoría” los feminicidas forman parte del entorno cercano de sus víctimas, el gobernador dijo que “muchas veces, las mujeres, no todas, buscan un entorno que les es riesgoso”.

"Y como son un grupo vulnerable, acaban sufriendo las consecuencias. Hay que cuidarlas como autoridad, como sociedad, y tienen que cuidarse más las mujeres”, remató.

La realidad fuera del discurso

La estadística de casos de feminicidios señala que por lo menos el 90% de los crímenes permanecen impunes, y es usual que el conteo oficial de las autoridades no empate con el registro de organizaciones civiles.

En enero, el Igavim dio a conocer que sólo el 10.34% de las 58 carpetas de investigación por feminicidio iniciadas a lo largo de 2019 concluyeron en una sentencia condenatoria.

Además, datos del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) indican que sólo se dictaron 17 sentencias condenatorias por los 202 feminicidios registrados por las autoridades de 2013 a 2018.

Y en ese mismo periodo, el Observatorio de Derechos Sexuales
y Reproductivos (Odesyr) registró 423 crímenes de odio contra mujeres, es
decir, 109% más que los casos reconocidos por la Fiscalía General del Estado.

 


Este contenido fue publicado originalmente por Manatí.mx y Poblanerías lo reproduce con autorización de sus autores.

 

--
POB/JCSD