OPINIÓN: Jineteando el dinero de los poblanos

La ciudad de Puebla parece estar bajo el halo de ese hechizo de confrontaciones y malos oficios que tanto padecimos en la época morenovallista.

ruby-roriano-header

A los poblanos nos ha salido carísima esa “ola” lópezobradorista que catapultó a una serie de personajes al poder, sin mayor mérito que subirse al tren de popularidad del presidente del país, gracias a quien se ganaron muchas presidencias municipales.

La ciudad de Puebla parece estar bajo el halo de ese hechizo de confrontaciones y malos oficios que tanto padecimos en la época morenovallista.

Lo que vimos esta semana en el Ayuntamiento de Puebla, fue una verdadera decepción al darnos cuenta de los dos años que hemos perdido en manos de una pléyade de ambiciosos inexpertos que han hecho de esta ciudad, la “Capital de la nada”, por la ausencia de un trabajo real que se perciba no en videos, propaganda personal o institucional que se queda en lo mediático y que sabemos trasciende como resultado del compromiso que varios medios de comunicación asumen con los convenios signados con la comuna.

Ver un cabildo de Claudia Rivera Vivanco es ver dos bandos donde ni siquiera figura la oposición panista. La guerra y el enfrentamiento es entre las desquiciantes ambiciones de morenistas ávidos de poder, dinero, prebendas, candidaturas, reelecciones.

El llamado grupo opositor de regidores a la Presidenta Municipal es desde hace mucho una caricatura al asumir una postura crítica frente a los desaciertos de la edil. Y lo es, porque es más que claro que varios de ellos responden a las instrucciones que reciben fuera del Palacio de Charlie Hall.

Los excesos han llegado al máximo al señalar a presuntas regidoras extorsionadoras que piden dinero para votar acuerdos y recursos.

Esta seria acusación tendrá que seguir su curso para terminar de desenmascarar a las que navegan con su discurso crítico, pero ambicionan la dádiva y el negocio. De esto seguro podrá hablar mucho la incipiente regidora Martha Ornelas.

Y del otro lado qué decir, pues es burdo el mayoriteo de un cabildo a modo, donde varios regidores dan pena cuando en plena sesión de cabildo están leyendo sus teléfonos con las instrucciones como en un guion de mala película, para frenar o participar en defensa de la defenestrada Presidenta Municipal.

Pero todo es grilla y mucha por lo que vemos.

Lo que tenemos que preguntarle a Claudia es si los 500 millones de pesos que a todas luces se aprecian como su “cochinito electoral”, es su única “carta” con que se jugará justificar su inoperancia. La verdad no.

Claro que no, porque la ambición de varios personajes que rodean a la Presidenta Municipal enfocaron sus proyectiles a lo otro. A lo que todos hemos dejado de tener en el reflector y es la millonaria cantidad que tienen en bancos sin gastar y negando el subejercicio que todos vemos, menos ellos, por la ineptitud con la que han actuado.

Vaya jugada magistral de este Ayuntamiento ¿no? Aventar 500 millones de pesos como pantallita, pero tener de fondo la chequera abierta para echar mano de un dinero que hasta ahora no se ha transparentado, como no lo han hecho con el tema de las despensas o los convenios que se tienen con los medios de comunicación.

Vamos a pedirle a Rivera Vivanco que ya no nos venda su novela de violencia de género que usa en su pleito con el Gobernador Miguel Barbosa.

Y a los regidores de oposición decirles que a veces son como la ópera, fantasmales. Defiendan y aclaren la decisión de sus votos, porque no están informando correctamente sus decisiones.

Entre los extorsionares, paleros, mercaderes y todo los ejemplares que vemos en este desafortunado Ayuntamiento, lo único que nos empieza a quedar claro es que están muy lejos de buscar una AUSTERIDAD, cuando están aplicando toda una ingeniería  muy al estilo morenovallista, pero para jinetear los recursos de los poblanos.

@rubysoriano

--
POB/KPM